miércoles, 16 de mayo de 2018

Qué ver en Santo Domingo, República Dominicana


La que fue la primera ciudad fundada por los europeos en suelo americano, Santo Domingo, es famosa por tener el casco antiguo colonial más bonito de República Dominicana. Tanto es así, que en 1990 la ciudad antigua fue designada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Pasear por sus calles es pisar historia a cada paso. Se trata de una de las ciudades de referencia del continente americano, allí encontramos la catedral más antigua de América, la primera casa construida en piedra, la primera Audiencia Real...


Si viajas a República Dominicana, te recomendamos tomarte un par de días para recorrer la capital del país. Aquí te contamos qué lugares ver en Santo Domingo:

Parque Colón

Es la antigua Plaza Mayor de Santo Domingo, inaugurada en 1506. Se reconoce porque hay una estatua dedicada a Cristóbal Colón justo en medio de la plaza. Es un lugar tranquilo en pleno casco antiguo, lugar de encuentro de mucha gente y también un buen lugar para pasar el rato tomando un café en una de sus terrazas y ver el ambiente. Se trata de la plaza más importante de la ciudad colonial, y por ello alrededor de ella hay multitud de edificios de la época, tan importantes como la catedral o el Ayuntamiento.



Catedral de Santo Domingo

Justo a un lateral del Parque Colón, se puede decir que es el edificio más importante del casco antiguo colonial de Santo Domingo. Ostenta el título de ser la primera catedral que se construyó en América y en el 1546 fue declarada la primera catedral del Nuevo Mundo por el Papa Pablo III. Una placa informativa en su interior indica que allí se encuentran los restos del almirante Cristóbal Colón, aunque no está probado que sean las auténticas.



El Ayuntamiento

En el otro lateral del Parque Colón está el actual Ayuntamiento, una torre con un reloj que mide 29 metros de altura y que se ve desde lejos. Se reconoce por su reloj y por ser un edificio de estilo neoclásico que antiguamente fue el Palacio Consistorial de Santo Domingo. Un lugar muy representativo de la ciudad.


Calle de las Damas

Del año 1502, se considera la primera calle mas antigua de Santo Domingo. Se llamó así porque en esta calle vivieron las damas del cortejo de María de Toledo, mujer de Diego Colón (hijo de Cristóbal Colón).



Panteón de la Patria

En medio de la calle de las Damas, el Panteón de la Patria fue una antigua iglesia jesuita que más tarde se convirtió en el lugar para conmemorar a los héroes nacionales, como por ejemplo Santana, el primer presidente de la República. Dentro del panteón siempre hay un soldado guardando la llama eterna, un fuego simbólico que todo el mundo fotografía cuando lo visita.


Torre del Homenaje

Se trata de una atalaya que en 1503, se utilizaba como lugar de vigilancia para poder ver cuando llegaban los asaltantes, aunque unos años después se utilizó de prisión.


Museo de las Casas Reales

Se trata de uno de los museos de la historia de América más importante del continente americano y es ideal para conocer los detalles de la historia de la isla desde 1492 hasta 1821, año en que se independizó de España. Ante este museo hay uno de los relojes de sol de piedra más antiguos de América.



Alcázar (casa) de Diego Colón

En un lateral de la gran Plaza de España se encuentra el Alcázar de Diego Colón, hijo de Cristóbal Colón, virrey y primer gobernador. La familia y sus descendientes vivieron allí hasta el 1577, y más adelante se convirtió en un museo que contiene mobiliario de la época.



Casa del Cordón

Se dice que es la primera casa de piedra construida de América, y data del año 1502. Se encuentra en la calle de Isabel la Católica y tiene este nombre porque en toda la fachada se puede ver el relieve de un cordón hecho en piedra como, alrededor de la puerta principal. Curiosamente, hoy en día es el Banco Popular Dominicano.


Convento e iglesia de los Dominicos

El Convento de los Dominicos, fundado en 1510, fue el primero de la orden que se instaló en América y los estudios de Cátedra de Teología que se realizaban fueron los más importantes. De hecho fue la primera Universidad de América. Por otra parte, la iglesia de los Dominicos, justo al lado del convento, está considerada la más antigua de América que hoy en día aun e conserva en pie.



Terminamos el paseo por el casco antiguo de Santo Domingo, una zona imprescindible y la más importante de la ciudad. Pero aún queda por explorar mucho República Dominicana, sus playas, sus parques naturales...¡ y también conocer su gastronomía!

¿Qué te ha parecido?Deja tu comentario
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

jueves, 3 de mayo de 2018

Un día en Colmar, la perla de Alsacia


Alsacia es sin duda una de las regiones de Francia donde se puede encontrar una simbiosis de belleza, paisaje y gastronomía como en pocos lugares. En la ruta por los pueblos más bonitos de Alsacia  establecimos nuestra base en Colmar, el que para muchos está considerado el pueblo más bonito de la zona. Aunque es difícil establecer esa afirmación con rotundidad, ya que en Alsacia existen muchos pueblos interesantes como Eguisheim, Turkheim, Riquewihr y un largo etcétera, todos tan preciosos como únicos. Lo mejor es visitar cuantos más mejor y cada cual que saque su propia opinión al respecto. 


Colmar destaca porque en Navidad acoge varios mercadillos navideños encanto. Por esas fechas los habitantes engalanan sus casas, calles y tiendas y el pueblo parece sacado de una postal. Aunque hay que decir que la época navideña también atrae una gran masa de turistas que quieren conocer y fotografiar cada rincón.

Un día entero es tiempo más que suficiente para visitar aquellas zonas más importantes de Colmar, en un tranquilo paseo. Una de las curiosidades de Colmar, es que en la entrada del pueblo y situada en una rotonda, hay una réplica de grandes dimensiones (aunque no tanto como la verdadera) de la Estatua de la Libertad. El por qué se encuentra aquí es fácil de contestar: Bartholdi, el escultor del diseño de la famosísima estatua que se encuentra en Nueva York, nació en esta localidad y por ello los habitantes de Colmar quisieron homenajearle con esta estatua.


El centro histórico

El centro histórico de la localidad de Colmar es uno de los principales atractivos turísticos de Alsacia. Alrededor de su catedral está lleno de callejuelas empedradas y las típicas casas de arquitectura gótica medieval alemana, muy características por estar construidas en madera en el interior y exterior de las casas, además de pintar las fachadas de colores vivos.


Plazas de Colmar

La mejor ruta para visitar el centro de Colmar es empezar por la Place des Dominicains, una bonita plaza justo al lado de la Iglesia des Dominicains, construida en piedra y emplazada en uno de los lugares con más ambiente de la ciudad. En invierno encontramos aquí un mercado navideño especializado en artesanía, igual que en la Place des Martyrs de la Resisténce, que se encuentra al otro lado de la iglesia.

La plaza más famosa y con más ambiente de Colmar es la Place de l'Ancienne Douane. Allí se encuentra la Koïfhus, la antigua aduana que se encuentra en medio de la plaza y que da nombre a este lugar. Se trata de un edificio histórico que se puede visitar, y donde también se puede probar la gastronomía de Alsacia. Muy cerca hay un canal de agua preciosos y la fuente de Schwendi, dedicada a Lazare Schwendi, un general que combatió a los turcos en Hungría en el s.XVI. Si visitas Colmar en Navidad, te interesará saber que aquí es donde se encuentra el principal mercado navideño de la ciudad.


La Grand Rue y Rue des Marchand

Son las dos calles principales que pasan por detrás de la Place de l’Ancienne Douane, otro lugar imprescindible de la ciudad. En la Rue des Marchands las tiendas de artesanía se suceden una tras otra, con muchísimo souvenir navideño hecho a mano. Te será difícil no caer en la tentación y volver con todo lo que hay en la tienda.


En el número 11 de la Rue des Marchands –haciendo esquina- se encuentra la Maison Pfister, uno de los edificios más antiguos de Colmar y más famosos de la ciudad que fue construida en el 1537. Su nombre proviene de una de las familias de comerciantes, los Pfister, que vivieron allí hasta el año 1890. Vas a reconocerla por su impresionante fachada, decorada con increíbles pinturas sobre los cuatro evangelios o las guerras germánicas.



Catedral de Saint Martin

De estilo gótico, la Catedral es de amplias dimensiones y está situada en una plaza bastante grande. El interior es bonito, aunque las comparaciones son odiosas si lo hacemos con la cercana catedral de Estrasburgo, mucho más monumental que la de Colmar.


La Petite Venise

El nombre de “la pequeña Venecia” viene a la similitud con la ciudad italiana en esta zona de Colmar, en el que los canales del río Le Lauch quedan al descubierto. El puente de la Rue Turenne es uno de esos sitios de postal que no te puedes perder, y para los más románticos podéis aprovechar para una disfrutar de una cena con vistas privilegiadas desde alguno de los pequeños restaurante con encanto que hay en los canales. Otro lugar con buenas vistas de la zona es el puente del Boulevar Saint Pierre, al que se llega bajando por las callejuelas de los alrededores del río.


Quai de la poissonerie

Quai de la poissonerie es un pintoresco muelle en el que vivían la mayoría de pescadores de la ciudad. Antiguamente, la pesca se almacenaba en estanques y se vendía en el mercado de pescado, hoy es un lugar de paseo ideal para quien dispone de tiempo para vagabundear. Como curiosidad, en el 1706 hubo un gran incendio en la zona que une el distrito de Tanneurs y la Pequeña Venecia y los últimos años se han restaurado muchas casas tradicionales, dejando la zona igual que hace 300 años. Hay un lugar perfecto para las mejores vistas: sobre el puente de la Rue des Écoles frente al Mercado Cubierto. A ambos lados se puede ver el canal con las coloridas casas de fondo.


Mercado cubierto

Al lado del puente de la Rue des Écoles encontramos este peculiar mercado cubierto, en el que en su interior encontramos toda la amplia oferta de productos locales y gourmet, como el pan, la fruta, el vino, el queso, foie-gras…Un buen lugar para comer gastronomía de buena calidad y probar alguno de los vinos de la zona.


Información útil para el viajero

Cómo llegar a Colmar

En avión: El aeropuerto más cercano a Colmar es el de Basel-Mulhouse-Freiburg en Basilea, en Suiza. Easy Jeat cuenta con muy buenas ofertas para volar a esta zona.

En coche: Desde Basilea la mejor opción para llegar a Colmar es en coche. Además de permitirte hacer la conocida Ruta del vino de la zona por los diversos pueblos de Alsacia.

En tren: Colmar está a tan solo 30 minutos en tren desde Basilea y a 30 minutos de Estrasburgo. Así que es un transporte ideal para llegar hasta hasta Colmar.


Alojamiento

Colmar es el lugar ideal para alojarse en Alsacia. Está muy cerca de todas las otras localidades, tiene mucha más oferta (y más económica) que otros lugares y además es una ciudad con encanto. Nuestra recomendación es elegir un apartamento con cocina cerca del casco antiguo, desde donde se pueda visitar la zona dando un paseo. Si piensas ir en época navideña, lo ideal es reservar alojamiento con bastante tiempo, ya que por esas fechas está muy solicitado (debido a los números y tradicionales mercados navideños) y los precios mucho más caros a medida que se acercan las Navidades.

Comida

Colmar no destaca por ser una ciudad barata para comer. Un café cuesta unos 3€ y un agua en un restaurante unos 4-6€ y el precio de un menú puede oscilar de los 16-20€ (sin bebida). Así que si dispones de un alojamiento con cocina, una buena idea es comprar la comida y cocinarla tú. Recomendamos probar los productos de la zona, como el Foie-gras, los quesos (hay una gran variedad) y el vino.


De viajero a viajero

Colmar es conocido sobre todo por sus mercados navideños, pero si te gusta la tranquilidad, disfrutarás más de la ciudad en otra época. Nosotros escogimos el mes de octubre para visitar Alsacia y creemos que fue todo un acierto. Aunque no vimos los pueblos engalanados de los típicos abetos y decoración navideña (que seguro que son muy bonitos), pudimos disfrutar del increíble paisaje de los viñedos teñidos de amarillos y ocres de la zona, caminar por las calles de Colmar tranquilamente y sin turismo de masas y aparcar el coche sin problema cada vez que llegábamos a un lugar (algo imposible en Navidades). Esa fue nuestra experiencia, que no tiene porqué ser la mejor, pero para nosotros que no somos mucho de lugares masificados, nos encantó.

¿Qué te ha parecido?Deja tu comentario
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

miércoles, 11 de abril de 2018

Lugares imprescindibles para visitar a Menorca


Mucho más pequeña que Mallorca, esta pequeña isla balear concentra en sus 700 km2 una infinidad de atractivos patrimoniales, culturales y gastronómicos. Su encanto radica en haber sabido conservar su patrimonio, el paisaje y su estilo de vida relajada. Por ello tiene un turismo alejado de la masificación y la fiesta (que prolifera en otras islas cercanas), mucho más familiar y tranquilo. Aunque eso no signifique no hayan lugares por ver, todo lo contrario. A continuación explicamos los lugares de visita imprescindible si viajas a Menorca:

Playas y calas

Sobran calificativos para las calas y playas de Menorca. Cada una de ellas tiene un sello que la hace única, un paraíso de colores turquesas con pinos mediterráneos que hace de ellas un lugar ideal para perderse…Si eres el único que no se le ha ocurrido acercarse a darse un baño, claro. Las más conocidas y más bonitas se encuentran en el sur de la isla: Cala Macarella, Cala Macarelleta, Cala Turqueta, Cala Mitjana, Cala Galdana… Todas destacan por su arena blanca y aguas turquesas y cristalinas. Si no quieres encontrártelas masificadas de bañistas, lo ideal es ir en época que no sea temporada alta y ya empiece a hacer buen tiempo. Vas a disfrutar mucho más del baño y de la tranquilidad.


Ciutadella, la ciudad señora

Con sus casas señoriales y avenidas peatonales, Ciutadella es para nosotros la ciudad más agradable y con más encanto de la isla. Perderse por sus tranquilas calles puede convertirse en un entretenido paseo, haciendo un recorrido por la interesante historia de esta ciudad que puede tener como punto final alguno de los restaurantes del puerto. Si tienes la suerte de que tu viaje coincida con las fiestas de San Juan (24 de junio) y estás en Ciutadella, prepárate porque hay fiesta a lo grande. Disfrutarás del espectáculo con caballos, aunque es la época de mayor afluencia de turistas y el precio del alojamiento puede estar por las nubes.



Mahón, la perla inglesa

Es la capital inglesa de la isla. En el casco histórico de la capital menorquina se respira la esencia británica, fruto de los años de colonización. Todo ello se puede ver a través de las plazas y las casas señoriales con fachadas y ventanas típicas inglesas pintadas de vivos colores y con mucho vidrio. Una estampa muy fotogénica que no pasa desapercibida a los aficionados a la fotografía.



Binibeca, un pueblo de pescadores

Un puerto con barquitas pequeñas, pequeñas calles llenas de bonitas buganvillas y de gatos, casas bajas encaladas de blanco inmaculado con puertas y ventanas de madera. Este es el escenario que te encuentras cuando visitas Binibeca, un pueblo creado en 1972 como un centro turístico que imita los pueblecitos de pescadores tradicionales. No es que sea un decorado, porque allí vive gente e incluso podemos encontrar carteles en sus calles que rezan “no molestar a los vecinos”, así que aunque se haya creado como un reclamo turístico, mantiene el encanto y la arquitectura típica menorquina. Situado en la costa sureste de Menorca, Binibeca está muy cerca de Mahón y se ha convertido en uno de los lugares más visitados por los turistas en verano, así que si vas a verlo te recomendamos ir a primera o última hora del día.


Naveta des Tudons

La mayor atracción cultural que tiene Menorca son los restos de la antigua cultura talayótica. Su condición de isla hizo que se conservarán intactas infinidad de construcciones prehistóricas, siendo de las más antiguas de Europa. La más conocida y mejor conservada es la Naveta des Tudons

Se trata de una gran nave funeraria invertida, uno de los monumentos más importantes y simbólicos de la isla. Las grandes dimensiones de esta tumba prehistórica recuerdan leyendas relacionadas con los míticos gigantes. Antiguamente se realizaban en ella ritos y usos relacionados con la magia.


Poblado de Trepucó

La funcionalidad de este recinto de mesa era la de un espacio religioso y de culto. La mesa de Trepucó, de grandes dimensiones (impone al verla), está situada dentro de un recinto de planta aproximadamente semicircular, con una fachada cóncava.


Faro de Favàritx

Este lugar solitario de la costa norte de Menorca, rodeado de acantilados bajos de pizarra negra, es uno de los más mágicos de la isla. Las rocas están modeladas con la fuerza de la Tramuntana, un viento que nada más llegar notamos en nuestras caras y que, según el día que vayas, no te va a dejar caminar demasiado rato por la zona. Ese es el encanto de este rincón, que allí se puede palpar la fuerza extrema de la naturaleza y seguramente a solas.


Sa Cova d'en Xoroi

Se trata de un espacio natural ubicado en un acantilado de la costa sur de la isla. Una gruta cargada de mitología con un mirador impresionante desde donde se puede ver una de las mejor puestas de sol. Por la noche se convierte en una discoteca muy especial donde suelen pinchar varios DJ'S reconocidos.



Camí de cavalls

A quien les guste hacer trekings, va a disfrutar de lo lindo haciendo el “Camí de Cavalls” (camino de caballos) de Menorca, el GR 223E. Se trata de 185 km de ruta que recorren todo el litoral de la isla. Una bonita manera de disfrutar de paisajes únicos y de gran belleza.

Sin duda Menorca está dentro de nuestra lista de islas favoritas y con playas paradisíacas, y además con el gran aliciente de que la tenemos muy cerca para disfrutarla. ¿Te animas a conocerla?

¿Qué te ha parecido?Deja tu comentario
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

martes, 27 de marzo de 2018

10 motivos para viajar con un bebé


Con frecuencia, la gente piensa que cuando se tienen hijos ya no podrá viajar o, como mucho, que los viajes que se harán con los hijos pueden llegar a ser una locura por la logística que representa su planificación y llevarlos a cabo. Nada más lejos de la realidad. Basado en nuestra experiencia hoy podemos asegurar que viajar con bebés es muy fácil . Y ahora que nuestra hija pasa de los dos años de vida, podemos decir incluso que viajar con bebés es más fácil que viajar con los niños cuando son mayores. ¿Por qué? A continuación explicamos 10 razones para llegar a esta conclusión:



1) La mochila porta-bebés, la solución perfecta para el transporte de bebés

Cuando se trata de viajar con bebés que aún no caminan y -todavía- tienen poco peso, la mejor opción para su transporte es llevarlos en una cómoda mochila porta-bebés, adecuada a su peso. Esto puede permitir a los padres durante el viaje aprovechar los ratos que el bebé duerme para hacer cosas que cuando este bebé sea grande, seguramente será difícil llevar a cabo. Eso significa aprovechar para caminar por terreno que no podamos ir con un cochecito, hacer visitas a interiores de lugares, como pueden ser museos, etc. Debemos tener en cuenta que más adelante, cuando el bebé camine y tenga más autonomía, querrá hacer más cosas (como jugar en un parque) y no tendremos tantos ratos en que duerma tantas horas. ¡Así que aprovecha!



2) Ventajas para volar con avión con un bebé

De un tiempo a esta parte, los aeropuertos dan prioridad a las familias con bebés que viajan en avión, tanto a la hora de pasar los controles como a la hora de embarcar. Existe un acceso diferente para familias los controles del aeropuerto que facilita no tener que hacer la gran cola que se suele formar a los controles habituales. Lo agradecerás mucho. Lo mismo ocurre a la hora de embarcar: normalmente se anuncia por el megáfono cuál es el orden de prioridad de embarcar y las familias con bebés entran antes en el avión. Así tenemos más tiempo para colocar tranquilamente el equipaje y acomodar al bebé, lo que hace mucho más cómodo el viaje.


Aparte de la prioridad para familias, cabe decir que en general nos hemos encontrado un muy buen servicio de las azafatas del avión, que facilitan al máximo la comodidad del vuelo para las familias con bebés. Siempre están atentas en todo momento a cualquier necesidad que pueda presentarse.

3) La comida

Si tu bebé es de los que toman pecho, piensa que lo podrá hacer de manera exclusiva (solo pecho, no papillas) hasta los 6 meses de vida, así que cuando viajes no te tendrás que preocupar por su comida, ya que la leche materna ya la lleva incorporada su madre y se puede dar de comer al bebé en cualquier momento, no será necesario tener que estar calentando biberones. ¡Una muy buena razón para viajar con bebés!

4) El sueño del bebé

Los bebés pueden pasar la mayoría del tiempo durmiendo; por regla general y cuando son muy pequeños, duermen unas dieciséis horas al día. Una vez las necesidades básicas del bebé estén cubiertas, los padres pueden seguir con su ruta trazada para ese día. Lo que quiere decir que durante un viaje, cuando el bebé duerme, los padres pueden llegar a relajarse y aprovechar para ir a comer, tomar algo, etc.


5) Seguir unos horarios

La prioridad, cuando hacemos un viaje con una bebé (o bebés) es siempre que éste tenga cubiertas sus necesidades básicas (comida, sueño e higiene). Mientras esta premisa se cumpla, el bebé estará a gusto tanto en casa como en el lugar más recóndito del mundo. Lo que sí hemos comprobado cuando hemos viajado con bebé es que -dentro de lo posible- este/a tenga unos horarios de comidas y de sueño que no varíen mucho de un día al otro. Si conseguimos que tenga el mismo horario, conseguiremos también poder organizarnos nosotros y tendremos un viaje bastante agradable.

6) Pañales durante el viaje

Piensa que en todos los lugares del mundo hay niños, así que encontrarás pañales en casi cualquier parte del mundo, a no ser que te vayas al lugar más remoto del planeta. Si tu viaje es de muchos días (más de una semana) recomendamos no llenar la maleta de pañales, ya queocupa mucho. En este caso, lo ideal es llevar pañales para los tres o cuatro primeros días y ya en el destino, comprar según lo necesites.


7) El bebé socializa con todo el mundo

Aunque viajamos a un país lejano donde la cultura sea muy diferente a la nuestra y la lengua sea diferente, generalmente la gente suele sentirse atraída por los bebés. Siempre llaman la atención un pequeño que balbucea y ríe, ¿verdad? Y más si éste tiene tan solo unos pocos meses.

Siempre que hemos viajado con nuestra pequeña, hemos visto que ha despertado la curiosidad de mucha gente local donde hemos estado. Es muy habitual que se acerquen a ti para querer verlo, decirle cuatro cosas (de manera amable) y que en algunos casos se quieran hacer una foto. Así que viajar con bebés facilita el contacto con otras personas y ayuda a socializar.


8) Imaginación al poder

El hecho de viajar con un bebé significa también pasar muchas horas juntos en transportes, como el avión, el bus, el coche ... Para entretenerlo/a, harás todo lo que se te ocurre y te las ingeniarás haciendo volar la imaginación. Cualquier material se convertirá en un juguete: un cartón, los dedos de la mano o unas gomas pueden llegar a ser la mar de entretenidos para el bebé.


9) Viajar hace felices a los bebés
Al 99% de los bebés le encanta ver y tocar todo lo que para ellos es una novedad. Imagina si lo sacas de casa y lo llevas a un sitio nuevo, a una casa nueva, un paisaje diferente, otros niños, idioma diferente ... Todo lo nuevo atraerá la atención del bebé y veremos que cada momento lo vivirá con total intensidad. Se le verá feliz. De hecho, lo más feliz que hace al niño/a es poder pasar tooodo el tiempo del mundo con sus padres.


10) Mono de viaje

Si después de la primera vez de un viaje con tu bebé tienes ganas de repetir (¡seguro que sí!), piensa que esto es solo el primer paso, el primer viaje de muchos que vendrán. Porque ... ¡Lo has adivinado! ¡Viajar en familia crea adicción! Y seguro que tu pequeño/a estará encantado/a de ir de viaje juntos.

¿Qué te ha parecido? Deja tu comentario
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

 
Contenidos de Quaderns de bitàcola (Enric Vilagrosa i Celia López) | Tecnología Blogger | Plantilla original de Wordpress Theme y Free Blogger Templates | Diseño adaptado por Quaderns de bitàcola
cookie solution