miércoles, 12 de diciembre de 2018

10 + 1 cosas para ver y hacer en Singapur en tres días


Con casi 6 millones de habitantes, Singapur es una ciudad ciudad-estado muy particular, con su propia identidad. Su nombre, “Singha Pura” proviene del sánscrito y significa "ciudad de los leones" y bien podemos decir que tiene muchas de las calidades de este felino: es una ciudad vibrante y en constante cambio, y por otro lado es ordenada, limpia y moderna, muy alejada del cliché que tienen muchos países del sudeste asiático. Es uno de los países asiáticos más occidentalitzados que existen.


Después de tener un primer contacto con Singapur durante nuestra vuelta en el mundo, siete años después la hemos visitado en familia, y tenemos que reconocer que si ya nos parecía una ciudad bastante atractiva, ¡esta vez todavía más! Hemos descubierto barrios que no habíamos visto antes, hemos conocido nuevas atracciones (turísticas y no tan turísticas) y la hemos disfrutado de día y de noche.

A pesar de que Singapur es una ciudad de unas dimensiones no muy grandes, su oferta turística es muy amplia, así que elegir qué ver y hacer en la ciudad no es una tarea fácil. Generalmente suele ser una parada de 2 o 3 días para el visitante, que aprovecha su escala hacia otros países de Asia, como pueden ser Tailandia, Malasia o Indonesia.

La parte moderna de los rascacielos de Marina Bay Sands contrasta con los barrios de Chinatown o Little India, donde hay una fusión cultural que nos apasiona. Para nosotros es el encanto de esta ciudad. Otro gran atractivo son las compras y la oferta gastronómica (Singapur cuenta con restaurantes de Estrella Michelin de primer orden a un precio local), ¡que es deliciosa!


Si estás pensando visitar esta ciudad, a continuación te explicamos 10 + 1 cosas para ver y hacer en en Singapuren 3 días:

1 - Dar una vuelta por el barrio de Little India

Ir a este barrio es como hacer un viaje a la India. Los templos hindúes, calles con olor a incienso, a flores de las ofrendas, a curry... Las tiendas donde venden ropa para hacer vestidos al más puro estilo indio, los mercados, los restaurantes. ¡Lo único que falta para ser la India es ver vacas por la calle! Si no fuera porque todo el barrio es limpio y pulcro creeríamos talmente que estamos en la India.

Si paseas por Serangoon Road, la principal calle de este barrio, no puedes dejar de visitar el famoso templo hindú de Sri Veeramakaliamman, donde se respira un ambiente de fe religiosa muy impactante. Por toda zona también hay muchas tiendas y restaurantes de comida india donde uno puede pasar el día. Incluso está el centro comercial “Mustafa Centre”, donde se pueden encontrar toda variedad de productos indios. El ambiente del mercado nocturno que hay en este barrio vale mucho la pena para palpar la vida local, recomendamos mucho visitarlo por la noche, al igual que dar una vuelta por las calles donde están los originales graffitis de Little India. Un imperdible en Singapur.


2 - Empaparse del barrio de Chinatown

El Chinatown es uno de los barrios con más encanto de Singapur. Templos y mercados al más puro estilo chino, tiendas antiguas con medicinas chinas, restaurantes y gastronomía deliciosa...Perdersee por sus calles es uno de los nuestro hobbies preferidos.


Smith St y Temple St son la arteria principal del barrio. Allí encontrarás el increíble Budda Tooth Relic Templo, donde se pueden encontrar miles de budes en miniatura. Si tu visita coincide a la hora de comida, puedes aprovechar para ir al Hawker Food Centro de Maxwell Road, justo delante el templo, donde hay buena comida y ecónomica. Dentro del Chinatown, curiosamente también se encuentra el Sri Mariamman Templo, el templo hindú más antiguo de Singapur.


Durante los últimos años, el barrio de Chinatown se ha puesto de moda entre la gente joven y ahora es un lugar muy chic para salir pr la noche en la ciudad, donde ir a tomar una copa en alguno de sus locales. También hay restaurantes y locales en Neil Road, Keong Saik Road o Club Street, con mucho ambiente durante los fines de semana.


3- Pasear por Marina Bay

Marina Bay es seguramente una de las zonas con un skyline de 360º más increíbles que hemos visto nunca. Se trata del lugar más moderno de la ciudad, donde rascacielos de oficinas y hoteles compiten para ser el más alto, moderno y fotogénico.
Aquí se encuentra el famoso y lujoso Hotel Marina Bay Sands, con su enorme complejo que es una micro-ciudad en sí misma, lleno de tiendas, restaurantes, discotecas, el Casino y la famosa piscina Infinity desde donde hay una espectaculares vistas de Marina Bay. Un lugar donde puedes pasar un día entero y todavía te faltará tiempo.



4- Disfrutar del Gardens By the Bay, tanto de día como de noche

Muy cerca de Marina Bay se encuentra Gardens by the Bay (justo detrás del Hotel Marina Bay Sands). Se trata de un parco botánico enorme que a primera vista puede parecer el escenario de la película Avatar, por su estilo futurista que no deja indiferente a nadie.

Lo más impresionante son unas enormes estructuras de acero al aire libre con forma de árboles que pueden ver desde bien lejos debido a su gran tamaño, situados entre jardines con varias plantas autóctonas y al lado del lago. Estas grandes estructuras tienen energía sostenible, ya que recogen el agua de la lluvia y con ésta crean energia para iluminarse de noche. Cada día, sobre las 20h los árboles se iluminan y tiene lugar un espectáculo de luces y sonido gratuito. Recomendamos llevar algún tipo de manta para colocar en el suelo para estirarte y ver más cómodamente el espectáculo. A nosotros nos gustó tanto, que al día siguiente decidimos volver a verlo.



El parque tiene 2 zonas: la primera, la zona de los árboles enormes, abierta al público y de acceso gratuito. La segunda es la zona del invernadero y el OCBC Skyway, una pasarela en lo alto que une varios árboles enormes por donde se puede pasear. Para acceder a esta última zona, se tiene que pagar entrada.

5 - Tomar una copa en Clark Quay

La zona de Clark Quay, junto al río, es un lugar tranquilo y agradable de la ciudad. Se encuentra lleno de terrazas, restaurantes, tiendas, locales de moda y discotecas. A pesar de que suele ser una zona algo más cara que alguno de los barrios citados anteriormente, vale la pena dar una vuelta y tomar algo en alguno de sus bares o terrazas.


6 - Ver como saca agua para boca el Merlion, el pez-león icono de Singapur

El Merlion el icono de Singapur. Representada como una criatura mítica con cabeza de león y cuerpo de pez. Este símbolo es utilizado para representar absolutamente todo lo relacionado con la ciudad de Singapur: acontecimientos deportivos, publicidad, marcas y se puede ver su imagen en cualquier objeto en las tiendas de suvenirs.

Se trata de una escultura de color blanco que se encuentra de cara a la bahía (justamente ante el Hotel Marina Bay Sands), y que echa agua por su boca de león. Todo el mundo se quiere fotografiar delante del Merlion y no es de extrañar que se formen largas colas para hacer la famosa foto. Desde su ubicación hay unas vistas espectaculares de Marina Bay y sus rascacielos.


7 - Comer en un Hawker food

Como hemos comentado al inicio del artículo, Singapur está lleno de restaurantes y locales que ofrecen una gastronomía deliciosa. Uno de los imprescindibles en todo viaje a la ciudad es probar la comida de calle, muy buena y económica. Estos locales no se encuentran a pie de calle, sino que se concentran en centros. A menudo se encuentran en un piso alto de un edificio y cada local ofrece su especialidad. Alrededor de este localeshay mesas y sillas y cada cual puede decidir donde sentarse. Allí podrás comer barato, escoger variedad de platos y ver el ambiente local del día a día, una experiencia que no te puedes perder en Singapur.


8- Tomar un Singapore Sling en el histórico Raffles Hotel

El colonial Raffles Hotel es un lugar mítico de Singapur, un símbolo de la historia de la ciudad. Se trata de un hotel de lujo de estilo colonial del año 1887. Con suites de lujo, muchos famosos que se han alojado en él.

Si como nosotros, no te puedes permitir el lujo de alojarte en una de sus lujosas suites, puedes disfrutar de la visita al edificio y tomarte un Singapore Sling en el Long Bar del hotel, un famoso cocktail que ofrecen desde hace más de cien años.


9 - Ir de compras a Orchard Street

Si te gusta hacer compras de ropa y productos de marca este es tu lugar. Orchard Street es una de las calles más conocidas de Singapur para ese objetivo. Puedes pasar horas y horas en sus centros comerciales, tiendas, restaurantes, hoteles, etc. Algunos centros comerciales son tan grandes que pueden parecer mega-ciudades; no es de extrañar que muchas salidas de metro sean directamente en el interior de alguno de estos centros que, por otro lado, son el lugar perfecto con aire acondicionado para mucha gente que quiere huir un rato del calor asfixiante que suele hacer en las calles de Singapur.


10- Pasear por el Mercado de Bugis Street

El Mercado de Bugis Street (en la zona de Bugis), es el más grande y popular de Singapur. Bugis es una zona comercial que siempre se encuentra llena de gente y con mucho de ambiente. Hay multitud de tiendas, puestos de comida, cafés, ropa, zapatos, juguetes, etc. a precios muy económicos.

10+1- Pasar el día en la Isla de Sentosa

La isla de Sentosa es una isla artificial al sur de Singapur que es el destino de ocio de fin de semana de los habitantes de la ciudad. Allí se puede ir a la playa, hay una gran variedad de parques temáticos, un acuario, campo de golf, tiendas y restaurantes. Nosotros no lo hemos visitado todavía porque hemos priorizado pasear por la ciudad, pero mucha gente nos lo ha recomendado y nos ha asegurado que es una muy buena opción de ocio.



A pesar de que nosotros estuvimos 4 días en Singapur, consideramos que todavía nos quedaron cosas por ver. No hace falta que digamos que en esta ciudad no nos aburrimos nunca, ¡Así que ya tenemos la excusa para hacer un próximo viaje en Singapur!

¿Qué te ha parecido? Deja tu comentario
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

miércoles, 28 de noviembre de 2018

Qué ver en Mónaco en un día


Con tan solo una superficie de 2 Km2 y una población de casi 40.000 habitantes, el Principado de Mónaco es el segundo país más pequeño del mundo -El Vaticano es el primero-. Tiene la segunda densidad de población más alta del mundo por m2 después de Macao y es una de las tres ciudades-estado que existen actualmente, junto con Singapur y la Ciutat del Vaticano. A pesar de que es un país pequeño, se ha ganado la fama de ser glamuroso, con estilo, ostentoso y a menudo se ha identificado como un lugar donde los multimillonarios van a gastar su dinero, un buen ejemplo es el famoso Casino de Montecarlo.

Situado en la Costa Azul (Côte d'Azur) entre las ciudades francesas de Niza y Menton, en un peñasco junto al borde el mar, el Principado de Mónaco ha sido desde el s XIV hábilmente administrado por la familia Grimaldi. Los cuatro distritos que forman Mónaco son: Montecarlo, La Condamine-Moneghetti, Monaco Ville y Fontvielle, cada uno con su peculiar personalidad en la cual se muestra este principado que parece sacado de un cuento de hadas.


Si no sabes por donde empezar la visita en Mónaco, a continuación te proponemos qué ver en Mónaco en un día, tiempo suficiente para visitar el pequeño país:

El Casino de Montecarlo

Es uno de los atractivos turísticos más importantes del Principado de Mónaco. Fue construido en 1878 por Charles Garnier, arquitecto de la Ópera de Paris, por orden de la familia Grimaldi.

El complejo del casino incluye también el Gran Teatro, una ópera y una casa de ballet. Los salones con grandes ventanales de colores y pesados candelabros de bronce, así como el Salón de la Ópera (Salle Garnier), solo están abiertos para los adultos y la entrada cuesta 10 €. También vale la pena ver los jardines con una gran fuente y las terrazas frente al mar, desde donde hay una fantástica vista del puerto.

La ruta del Gran Premio de Mónaco (el circuito de Mónaco) pasa por el Casino y alguna vez los organizadores del Rally de Montecarlo hacen la ceremonia de salida justo delante del edificio. Cómo puedes ver, ante el casino se pueden encontrar unos coches bien modestos...

Web del Casino de Montecarlo: www.montecarlocasinos.com.





Palacio principesco

El "Palais Princier" (palacio principesco) fue un fuerte en sus orígenes, a pesar de que después ha sufrido todo tipo de transformaciones desde que se construyó en el s.XIII. Ahora es la residencia privada del príncipe, protegida por un cuerpo de ñelite que lo forman 112 guardias, los Carabiniers du Prince. Todos los días de la semana, a las 11:55 se puede ver el cambio de guardia que hacen los soldados ante el palacio.





Le Rocher, el centro histórico de Mónaco

En las calles empinadas del casco antiguo de la ciudad, encontramos la Placette Boscio, la Rampe Mayor con adoquines
rojizoa, con las puertas de la ciudad del s.XVI y los Jardines de St-Martin, donde un monumento de bronce recuerda a Alberto I. Muy cerca, encontramos la Catedral de Mónaco, un templo románico-bizantino del año 1875, donde la mayoría de la gente visita las tumbas de la familia real: la princesa y actriz Grace Kelly (Gratia Patricia) y el príncipe Rainiero III.




Museo Oceanográfico

Dicen que es el mejor museo de esta temática del mundo. Alberto I aparte de príncipe, fue un gran apasionado investigador marino. Los frutos de sus trabajos científicos se pueden ver en el Museo Oceanográfico de Mónaco -situado junto al mar-, el cual fue dirigido durante más de 30 años (hasta el 1988) por el reconocido oceanógrafo y cineasta francés Jacques Cousteau.

Dentro del museo se pueden ver más de 4000 animales marinos y 200 especies de peces que viven en un centenar de acuarios. A los animales de más edad, entre ellos algunas tortugas gigantes, les dan la comida en su propia piscina.

Web del Museo Oceanográfico: www.oceano.mc.


Circuito de Fórmula 1

El "Gran Premio de Mónaco" es uno de los premios más antiguos de Fórmula 1 y uno de los más prestigiosos del mundo, desde que en 1929 se realizó la primera carrera. Lo primero que hicimos al llegar a Mónaco fue ir a ver uno de los lugares más emblemáticos de este circuito: la curva más famosa -una de las más cerradas- ante el Hotel Fairmont, y donde hemos podido ver más de un coche similar al de la mítica serie televisiva “el coche fantástico" que seguro puede llegar a velocidades muy altas. No es de extrañar que más de un visitante quiera alquilar algún de estos “cochecitos” para dar una vuelta por las calles por donde pasa el circuito, para experimentar lo que es circular por un circuito de Fórmula 1 con un coche de lujo.





Escultura de uno de los primeros coches de Fórmula 1 que circuló por Mónaco, cerca del puerto

Promenade des Champions

Se trata de una avenida de un centenar de metros –detrás de Grimaldi Forum- donde se rinde homenaje a los grandes jugadores de fútbol que han dejado la huella de sus pies en el cemento: Maradona, Platini, Zidane...


Jardin Exotique

Entre las paredes de roca que se levantan sobre el mar en el jardín tropical del barrio Moneghetti crecen cactus muy exóticos. Se trata del Jardin Exotique, inaugurado el 1933. Otras atracciones que podemos encontrar dentro son la Grotte de la Observatoire, de 60 metros de profundidad, donde se pueden ver fósiles y el Musée de Anthropologie Préhistorique, con una colección de fósiles de huesos, monedas y joyas.

Web del Jardin Exotique: www.jardin-exotique.mc.


El puerto de Mónaco

Según nuestra opinión, junto con la parte del circuito de Fòrmula 1 y el Casino de Montecarlo, el puerto es una de las atracciones más interesantes para ver en el Principado de Mónaco. Pasear por el lado del puerto es conocer otra parte del mundo de la suntuosidad de Mónaco a través de sus yates, alienados uno junto al otro, brillantes y muy cuidados por manos expertas. ¡Los más grandes que hemos visto nunca! De hecho, Montecarlo es uno de los lugares del mundo donde se pueden ver y se venden más yates. Una buena muestra es que cada año se celebra una feria dode empresas del sector muestran sus nuevos modelos de yates y aprovechan para ponerlos a la venta. El público que atrae son clientes de alto standing y bolsillos adinerados, pero debe de ser muy curioso de verla. Aquí tienes una muestra de los yates que se pueden ver en el puerto:




Información útil para el viajero

Cómo llegar?
Lo más cómodo (y económico) es alojarse en la cercana ciudad francesa de Niza, a tan solo 21 Km del Principado de Mónaco, e ir a pasar el día al pequeño país vecino. Desde Niza se puede ir en tren en tan solo 35 minutos y cuesta 5€ por trayecto.

Cómo moverte por Mónaco?
Para ir de un barrio a otro, es muy útil subir a uno de los buses gratuitos que se mueven por la ciudad. Para saber rutas y horarios de todas las líneas y frecuencia de autobuses de Mónaco, puedes consultar este enlace.

Web de Turismo de Mónaco: www.visitmonaco.com.

¿Qué te ha parecido? Deja tu comentario
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

miércoles, 14 de noviembre de 2018

Qué ver en un día en Santo Domingo


Por todos es sabido que a República Dominicana la mayoría de visitantes llegan para disfrutar de sus cristalinas y turquesas aguas, playas paradisíacas caribeñas donde es fácil encontrar el relax. Pero hay que destacar que sus ciudades coloniales son de las más interesantes de América y que el casco antiguo de Santo Domingo, la capital del país, es uno de los más importantes en la historia del continente.


Santo Domingo, la primera ciudad en todo

En primer lugar, fue la primera ciudad fundada por los europeos en suelo americano, pero no solo eso, Santo Domingo ostenta el título de tener el/la primer/ra…

  • Catedral de América
  • Castillo de América
  • Sede del gobierno colonial en América
  • Universidad de América 
  • Casa construida en piedra de América

Por todas estas razones, el casco antiguo de Santo Domingo (la zona colonial de la ciudad) es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Si viajas a República Dominicana no puedes dejar de visitar el centro histórico dando un tranquilo paseo, sus edificios y sus avenidas peatonales harán que hagas una viaje en el tiempo y por unas horas creas que te encuentras en la misma época en que Bartolomé Colón (hermano de Cristobal Colón) fundó la primera ciudad europea en América.

¿Qué ver en un día en Santo Domingo?

En la zona colonial de la ciudad descubrirás lugares y edificios que se pueden ver perfectamente en un día:

Catedral de Santo Domingo

Situada en el Parque Colón, es el edificio más importante de la ciudad y del país. Se trata de la primera catedral que se construyó en América, de ahí su importancia. Se dice que su cripta alberga los restos del almirante Cristobal Colón, aunque no se puede visitar, encontramos este cartel que lo asegura (foto de abajo):




Parque Colón

Justo en medio del casco antiguo, la antigua "Plaza Mayor" de Santo Domingo, conocida con el nombre de Parque Colón, es el emplazamiento donde todo el mundo se encuentra, charla o se toma un café en una de las tranquilas terrazas que hay alrededor. La estatua dedicada a Cristobal Colón preside la plaza y muchos adolescentes se sientan a sus pies, mientras que las familias pasan el rato dando de comer a las palomas. Históricamente siempre ha sido la plaza más importante de la ciudad colonial, por esa razón se construyeron alrededor de esta imponentes edificios y residencias, como la catedral o el Ayuntamiento. El Parque de Colón es un imprescindible para ver en un día en Santo Domingo.






El Ayuntamiento

Se trata del edificio de estilo neoclásico que fue antiguamente el Palacio Consistorial y que se encuentra en el céntrico Parque Colón. De lejos, cuando uno se acerca en el Parque, una gran Torre del Reloj de 29 metros de altura marca la ubicación. A pesar de que no se puede visitar su interior, destaca por su monumentalidad.


Torre del Homenaje y castillo

Construida como atalaya en 1503, la torre de Homenaje se utilizaba como lugar de avistamiento cuando llegaban los asaltantes piratas. Otro uso era rendir homenaje a los barcos que llegaban al puerto, a pesar de que años más tarde sirvió también de prisión.


Calle de las Damas

Datada en el año 1502, es la primera calle de Santo Domingo. Fue llamada así por haber residido en esta calle las damas del cortejo de “doña Maria de Toledo”, la mujer de Diego Colón (hijo de Cristobal Colón). En esta misma calle se construyeron las primeras casas de piedra de personajes relevantes de la conquista.



Casa de Cristobal Colón

En la misma calle de las Damas encontramos la casa en la que figura grabada en una placa en piedra que aquí vivió Cristobal Colón durante aproximadamente un mes en 1504 y que fue su última residencia en América. La lástima es que no se puede visitar.



Panteón de la Patria

También en la Calle de las Damas, esta antigua iglesia jesuita se convirtió en un espacio para honorar a los héroes nacionales a mediados del s.xx, como el general Santana, el primer presidente de la República. En su interior encontramos siempre un soldado guardando la llama simbólica, en un ambiente solemne. De hecho, es uno de los lugares más visitados por los locales, sobre todo estudiantes.



Museo de las Casas Reales


Se trata de uno de los museos de la historia de América más completo de América, un buen lugar para empezar tu visita por la ciudad e introducirte en la historia de la isla desde 1492 hasta 1821, año en que se independiza de España. Si te fijas, justo delante del museo hay un reloj de sol de piedra del año 1753. Se dice que los jueces de la época consultaban la hora mirando este reloj.



Alcázar de Diego Colón

En la extensa Plaza de España de Santo Domingo encontramos la antigua residencia del primer gobernador, Diego Colón, hijo del primer almirante Cristobal Colón, el descubridor de América. La familia vivió ahí hasta el 1577, hasta que fue convertido en un museo que hoy en día se puede visitar.


"Casa del Cordón"

Situada en la calle Isabel la Católica, se trata de la primera casa construida en piedra de América (en el año 1502). Se le llama "la Casa del Cordón" porque tiene la decoración de un cordón en piedra a la fachada. Como dato curioso, hoy en día es la sede del Banco Popular Dominicano.


Convento e iglesia de los Dominicos

El convento de los Dominicos, fundado en el 1510, fue el primero de esta orden que se instaló en América. De hecho, los estudios de Cátedra de Teología se pusieron al mismo nivel que los estudios de la Universidad, así que esta fue la primera universidad del continente americano. Junto al convento está la iglesia de los Dominicos, la más antigua de América que todavía se conserva en pie.


¿Qué te ha parecido? Deja tu comentario
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

 
Contenidos de Quaderns de bitàcola (Enric Vilagrosa i Celia López) | Tecnología Blogger | Plantilla original de Wordpress Theme y Free Blogger Templates | Diseño adaptado por Quaderns de bitàcola
cookie solution