miércoles, 13 de septiembre de 2017

Consejos para viajar en avión con un bebé


¿Te gustaría viajar en familia con tu/s pequeñín/es pero tienes dudas a la hora de planificar el viaje? Es normal, sobre todo si ese pequeño es un bebé y es la primera vez que salimos de casa con él y una maleta. Como muchos destinos, el transporte a elegir para nuestro traslado será el avión, así que no está de más tener en cuenta algunas cosas que nos pueden ser útiles en el vuelo con nuestro bebé. Aquí van seis consejos prácticos –a partir de nuestra propia experiencia viajera con nuestra pequeña- que recomendamos seguir para viajar en avión con un bebé:


1. Prioridad para las familias en los controles del aeropuerto y a la hora de embarcar

Que levante la mano quien haya estado en alguna ocasión más tiempo de lo esperado en la cola del control de seguridad de un aeropuerto…¡Tenemos buenas noticias! Esto se acabó cuando se trata de viajar con nuestros hijos. Sí, no es una broma: si tienes un bebé (o viajas con niños), tienes prioridad de acceso en los controles de seguridad de los aeropuertos, ya que hay un acceso para familias donde te dejarán pasar con mayor celeridad, ahorrándote la larga cola que siempre se acaba formando en el control habitual. Si no lo encuentras, pregunta a cualquier empleado del aeropuerto y enseguida te indicarán por donde tienes que ir.

En general, en todas las compañías existe también prioridad para familias con niños a la hora de embarcar y hay que decir que es todo un lujo. Cuando sea la hora del embarque, escucharemos a través del megáfono que tienen prioridad de acceso al avión los pasajeros Business, los que viajan en primera clase y también las familias que viajan con niños pequeños. Así que podremos entrar al avión de los primeros, permitiendo que dejemos el equipaje y nos sentemos con tranquilidad y sin prisas.


2. ¿Qué puedo llevar de equipaje de mano para el bebé?

El bebé tiene derecho a llevar un equipaje de mano. En este equipaje se permite llevar biberones, potitos y líquido (puede ser agua, zumos, etc.), sin ningún límite, aunque no hay que pasarse llevando un montón de comida y bebida í es cierto que en los controles suelen ser más laxos si se trata de productos de comida del bebé. Aunque es posible que la policía del control te pida llevarse el envase con líquido del equipaje del bebé para analizarlo y te lo devuelva una vez comprobado que su interior no es peligroso.

3. ¿Se puede subir al avión el cochecito del bebé?

En cualquier vuelo y compañía aérea, el bebé tiene derecho a llevar su propio cochecito de transporte de manera gratuita. Siempre tendremos que comunicar al personal de tierra (en el mostrador de la aerolínea) que llevamos el cochecito y ellos nos facilitarán darán una etiqueta para identificarlo y que no se pierda durante el vuelo.

Al llegar a la puerta del avión, debemos dejar allí el coche y el personal se encargará de colocarlo donde el resto de equipaje. Normalmente, al llegar a nuestro destino, encontraremos de nuevo el cochecito de nuevo a la puerta del avión, aunque en algunos casos habrá que recogerlo en la sección de equipajes especiales, en el aeropuerto de llegada.

También existen aeropuertos que tienen cochecitos para que puedan utilizar los pequeños en caso que no tengamos o hayamos facturado el nuestro. ¡Una opción que nos parece genial!


4. ¿Como viajará el bebé durante el vuelo?

Un niño de menos de dos años tiene billete y tarjeta de embarque (y paga las consiguientes tasas), pero no tiene derecho a asiento. Así que debes saber que el bebé va a viajar durante todo el trayecto encima de ti, se trate de un trayecto corto o largo. Debe ir sentado y con un cinturón de seguridad que debes atar al tuyo para despegar, aterrizar y cuando el vuelo lo requiera. Las azafatas de la compañía aérea son las que te proporcionarán el cinturón, un chaleco salvavidas y/o la cuna (en caso de trayectos largos en los que se haya solicitado con anterioridad) para tu bebé. Ellas siempre te van a informar de cualquier cosa o te resolverán cualquier duda que tengas. No dudes en preguntarles.


5. Evitar que el bebé note la presión.

Cuando tomamos un vuelo al despegar y aterriza solemos notar una presión en los oídos que llega a molestar, e incluso en algunas ocasiones, a doler. Imagínate como puede ser esa sensación para un bebé. Para evitar que se le tapen los oídos, se aconseja ofrecer el pecho al bebé, o en su defecto un el chupete o biberón en el momento en que el avión está a punto de despegar. Mientras el bebé succiona no se le tapan los oídos. Una buena manera de empezar el vuelo.


6. ¿Cómo se puede distraer un bebé durante el vuelo?

Dependiendo de la edad de tu bebé y de la duración del vuelo, deberás dedicarle la atención total al bebé. Si duerme durante casi todo (o todo) el trayecto, podemos decir que hemos tenido una gran suerte, pero no siempre ocurre de esta manera. En el caso de no dormir, nuestro bebé necesitará entretenerse. A veces no hacen falta grandes cosas ni juguetes para ello, porque con un simple vaso o el movimiento de la mesa plagable del asiento de delante se pueden entretener durante horas. Pero no está de más llevar su muñequito preferido. También recomendamos llevar algo para ir “picando”(ya sean galletas, palitos de pan, etc.), ya que la comida suele ser un aliciente para el pequeño/a. También podemos llevar algún juguete que sepamos que le relaja en vez de activarle (debemos pensar que en el avión hay gente que quiere descansar). Los cuentos son otra muy buena opción para mantener al bebé distraído y atento a los colores y explicaciones que le hagamos. En caso de que el bebé no se esté quieto/a o no tenga el día y se ponga a llorar sin parar, el plan B es cogerlo en brazos y llevarlo de paseo por el avión. Les suele entretener muchísimo. Pero sobre todo, ¡mucha paciencia!


¡Lo único que nos falta por decirte es que tengas buen viaje con tu bebé!

¿Qué te ha parecido? Deja tu comentario
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

miércoles, 30 de agosto de 2017

Visita a la prisión la Modelo de Barcelona


La prisión de La Modelo, uno de los centros penitenciarios de hombres reclusos más conocido de Catalunya, ha cerrado sus puertas tras 113 años de funcionamiento. Situada en el barrio del Eixample Izquierdo de Barcelona, entre las calles Rosselló, Provença, Nicaragua y Entença ha ocupado desde 1932 la extensión de dos islas de casas. Existen diversas razones para que se haya decidido desde hace años trasladar de manera paulatina y progresiva a sus internos y trabajadores a otras prisiones. Una de ellas –y la principal- es que actualmente el lugar donde se encuentra, que en el 1932 no estaba tan urbanizado, ha acabado quedando en el centro de Barcelona. A su vez el propio centro se fue quedando pequeño para el número de reclusos que había, y sus instalaciones anticuadas. Después de 40 años de petición vecinal de cerrar La Modelo el pasado 8 de junio de 2017, tras trasladar el último preso que quedaba, cerró sus puertas como tal.


La Modelo ha tenido a lo largo de estos años un papel importante en la historia de la ciudad condal. Tras su cierre, desde el 3 de julio, y hasta el 26 de noviembre, el edificio de la prisión abre sus puertas a los ciudadanos que quieran visitar el centro, con motivo de la reciente y –en principio- temporal exposición “113 años 13 historias”. La exposición se centra en 13 historias de 13 reclusos famosos que han pasado por la cárcel. A través de varios espacios que se pueden visitar, se muestra lo que ha sido hasta la actualidad el día a día de los presos. Se puede ver el panóptico, 3 galerías, el patio, el locutorio y la paquetería.



El panóptico: es el centro de control de la prisión, desde donde se pueden ver las 6 galerías que hay. A diferencia de los centros de reclusión tradicionales, donde los presos convivían todos en un mismo espacio, la Modelo se organizó en galerías. Así cada una de ellas tenía un tipo de reclusos con similares características. La Modelo, con una capacidad de alojar a 800 reclusos como máximo, llegó a albergar a 12.745 internos a finales de la Guerra Civil Española.



Galerías 1, 4 y 5: Cada galería es un pasillo con celdas, las habitaciones donde se alojaban los reclusos, donde normalmente convivían 2 en cada una. Cada galería funcionaba de manera independiente a las otras, por los que los reclusos entre unas y otras no se veían. Así que se podía encontrar servicios para ser autosuficientes, como comedor, lavandería, biblioteca, paquetería o peluquería.

La galería número 5 es la más emblemática de la visita. Allí es donde se encuentra la exposición “113 años 13 historias”. La exposición presenta 13 personas o colectivos emblemáticos de la historia de la cárcel y de su vinculación a Barcelona y el país. Cada uno de ellos va asociado a y una época y contexto, como el presidente Companys, Ferrer Guardia, Puig Antich o "el Vaquilla". Sin duda personajes que han formado parte de la historia de la ciudad y que han destacado por su opción política o ideales. Vale la pena visitar la prisión solo por ver con tus propios ojos un lugar tan simbólico, donde muchos pasaron los últimos días de su vida. No por el lugar el sí, sino por el simbolismo que tiene.




El patio: En el patio Central de la Modelo (hay otro algo más pequeño) hay un campo de baloncesto y de fútbol donde los reclusos podían pasar su tiempo libre haciendo deporte. Desde aquí se podía acceder al edificio donde se impartían talleres, a la escuela y al teatro.


Paquetería: el espacio de paquetería (más actualmente eran oficinas) que se puede visitar fue el lugar donde Puig Antich fue ejecutado con "garrote vil" el 2 de marzo del 1974. Este método fue utilizado durante muchos años por la dictadura y esta ejecución fue la última que se hizo en el Estado Español, ya que la pena de muerte fue abolida en 1978. Un foco indica el lugar exacto en el suelo donde Puig Antich fue ejecutado y aunque no se pueda ver el asiento donde estaba en aquel fatal momento ni ninguna fotografía, os aseguramos que si antes de ir has leído la historia o visto la película “Salvador (Puig Antich)”el lugar no te resultará indiferente.


Para las jornadas de puertas abiertas gratuitas de la cárcel La Modelo hay que inscribirse previamente en la web de la Generalitat de Cataluña. Las visitas son todos los días de la semana (de lunes a domingo) de 10:00 h a 18:15 h. Estas son concertadas y gratuitas, para un máximo de 15 personas, y duran aproximadamente una hora y media, en la que hay que ir siguiendo un recorrido marcado.

Ahora solo falta el futuro de La Modelo. Por el momento, en la entrada principal del recinto ya existe un proyecto de reinserción que nos parece fenomenal: se trata de la venta de artículos, casi todos de cocina y con un tejido a cuadros bastante típico catalán, realizados a mano por los reclusos. Comprar cualquier objeto que tienen es ayudar a su emancipación laboral para cuando salgan del centro.


El futuro uso municipal del edificio todavía está por ver: se dice que en un principio se conservará la parte principal de la prisión para que los ciudadanos puedan seguir visitando este edificio emblemático de la ciudad. También que en el recinto se construirá una escuela y quizás un parque. Estaremos atentos con curiosidad para ver en qué se convierte un lugar donde se han alojado durante 113 años miles de reclusos. No estaría mal que fuera un lugar donde nuevas generaciones pudieran aprender y jugar.


¿Qué te ha parecido? Deja tu comentario
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

miércoles, 16 de agosto de 2017

Colliure, un pueblo con encanto en el sur de Francia

Colliure, un bonito pueblo de la costa francesa, tiene la fama (bien merecida) de ser un imán para artistas. Pintores y escritores han disfrutado de su calma y han inmortalizado el lugar, por ello hoy en día visitarlo es una experiencia visual magnífica: callejones estrechos, pequeñas cases de colores, barcas de pescadores, una playa con guijarros y un faro muy fotogénico forman parte de esta pequeña población de poco más de 3000 habitantes que cada año recibe más turistas.




Un poco de historia

La historia de esta pequeña localidad se remonta al año 673, cuando fue bautizada como "Caucoliberis" por el rey visigodo Wamba. Durante varios siglos formó parte de un lugar con una gran importancia estratégica en constante disputa, y llegó a pertenecer al Reino de Aragón y de Mallorca entre los siglos XII y XVII. En 1659, debido al Tratado de los Pirineos, España cedió el Rossellón a Francia y Colliure pasó a formar parte de la “Cataluña Norte”. A principios del s.XX, Colliure se convirtió en la cuna del fauvismo, un movimiento pictórico revolucionario en su época que impulsó Henri Matisse. En 1939 fue el lugar donde murió el poeta Antonio Machado, exiliado de la Guerra Civil Española, cuya tumba se puede visitar en el cementerio de Colliure.


Qué ver en Colliure

El casco histórico de Colliure es realmente pequeño, así que su visita se puede realizar perfectamente en solo día, aunque es recomendable pernoctar por lo menos una noche para disfrutar de su puesta de sol y sus callejuelas tranquilas por la mañana temprano.


Los rincones más fotografiados i visitados de Colliure son: la playa Boramar, el puerto y la iglesia de Notre-Dame-des-Anges, con un campanario la mar de fotogénico. Esta iglesia al borde del mar, entre tres playas, ha inspirado a grandes figuras de la pintura. Es de estilo gótico meridional y en el interior destaca el retablo del altar mayor, del maestro catalán Josep Sunyer, de estilo barroco. Como curiosidad, cabe decir que el campanario medieval era un faro y la nave de la iglesia se construyó en el siglo XVII junto a éste. Muy cerca del casco antiguo se encuentra la Chapelle St-Vincent, una pequeña ermita construida en la roca.




En el otro lado del puerto está el Château Royal (castillo real). En el mismo lugar hubo ya en el s.VII un castillo visigodo, aunque la construcción que se puede apreciar actualmente es del siglo XIII, de cuando fue residencia de los reyes de Mallorca, tras varias reformas. Su visita es de lo más recomendable, ya que el castillo de Colliure fue históricamente un puerto importante desde los tiempos de los fenicios, situado en un enclave codiciado por todos en aquella época. Lo mejor de la visita son las vistas al mar y a Colliure, además de poder imaginar algún episodio bélico de los que defendían el castillo de los barcos que atacaban desde el mar.




El Fort Miradou con sus vistas al mar, y el Moré, el barrio en el que se encuentra, un barrio antiguo de pescadores de callejuelas estrechas y casa de colores son otra marca de identidad de Colliure, con rincones con encanto donde pasear con calma al caer la tarde.

La tumba de Antonio Machado es otra de las razones por las que mucha gente visita Colliure. Se encuentra en el cementerio del pueblo, en un lugar bastante céntrico. El conocido poeta español republicano Antonio Machado huyo de las tropas franquistas exiliándose en Colliure. Fue aquí donde también murió, en 1939. Cinco días más tarde de su muerte, murió también su madre, Ana Ruiz. Fueron enterrados juntos en una tumba donde hoy en día siempre se pueden ver flores frescas. Al lado de la tumba hay un buzón donde dejar cartas, que recoge la fundación Machado. En Colliure también se puede ver la casa Quintana, donde pasó algunos días el poeta, aunque solo desde fuera.




Arte en Colliure: la cuna del fauvismo

La pequeña localidad de Colliure es conocida también por ser la cuna del fauvismo, un movimiento pictórico revolucionario de principios del s.XX cuyo precursor fue Henri Matisse. En el verano de 1905, él y su amigo André Derain pintaron en Colliure unas 300 obras pictóricas, ¡todo un récord! Así que desde que estuvieron estos gigantes de la pintura, Colliure ha atraído siempre a artistas, muchos de ellos bastante influyentes, como Picasso o Dalí. Actualmente, la brisa marina y el ambiente bohemio de Colliure sigue atrayendo a artistas de todo tipo y lugares. No hay más que dar una vuelta por sus calles para ver que el pueblo está lleno de galerías de arte, con obras a cual más original.
El museo Peské es uno de los lugares imprescindibles para los amantes del arte moderno. Existe una interesante visita guiada, llamada “camino del fauvismo”, donde se pueden ver reproducciones de las obras de Matisse y Derain colocadas en el mismo lugar donde fueron pintadas.




Información práctica para el viajero

Ubicación:

Colliure se encuentra en la costa del sur de Francia, a unos 30 km de Perpiñán (Pirineos Orientales,) en la región Languedoc-Rosellón. Está muy cerca de la frontera con España, a menos de 30 km de Portbou.

Cómo llegar:

- En coche: Desde Cataluña lo más rápido es tomar la AP-7, si es posible utilizando el sistema teletac para evitar colas. En cuanto pasamos la frontera, hay que tomar la primera salida en Le Boulou (num.43) hacia Argelès-sur-mer/Port-Vendres. Colliure se encuentra entre estas dos poblaciones, a unos 25 minutos de la autopista.
De Barcelona a Colliure se estima que son unas 2 horas en coche. Otra opción (si se tiene más tiempo) es ir por la costa, tomando la N-260 desde Figueres hacia Portbou, pasando por Cerbere, Banyuls-sur-mer, hasta Colliure. Si escogemos esta opción, disfrutaremos de uno de los paisajes más bonitos que existen de la costa francesa.

- En Tren: Colliure tiene estación de tren, aunque la conexión con Cataluña en muy mala, ya que hay implica cambiar de tren en Perpiñán. Desde Barcelona se tarda unas 3h 30 min, dependiendo de las conexiones que haya ese día. Se puede consultar los horarios y precios en RENFE o SNCF.

- En Bus: Para llegar a Colliure en este medio de transporte supondría tomar dos buses. Desde Barcelona se puede llegar en bus con ALSA hasta Perpiñán (unas 3h). Desde Perpiñán hay que tomar el bus nº400 hasta Colliure (1h).

- Avión: El aeropuerto más cercano se encuentra a 30 km de Perpiñán, pero desafortunadamente no existen vuelos directos desde España, así que descartaríamos utilizar este medio de transporte.


*Nota: Más información sobre Colliure en la web oficial de turismo de Sud de France.

martes, 8 de agosto de 2017

6 años compartiendo viajes


¡Y ya van 6!


Parece que fue ayer que publicábamos el nuestro primer artículo en el blog, justo antes de iniciar un viaje de vuelta al mundo que duró doscientos días. Hoy hace seis años que empezamos a explicar nuestras aventuras viajeras y nos parece que fue ayer. Desde agosto de 2011 tenemos 360 entradas en el blog...¡y muchas experiencias vividas!




Hemos viajado tanto cómo hemos podido y hemos explicado muchos de los viajes que hemos hecho. Pero este camino no lo hemos hecho solos: durante este tiempo han pasado por el blog 48 invitados en forma de entrevistas viajeras o de autores invitadoss, hemos recibido más de 2151 comentarios y, solo el último año, hemos tenido más de 2000.000 lecturas de los artículos publicados. Pero esto solo son datos y números...Queremos daros las GRACIAS a todos y todas los que nos seguís y leéis, tanto a los que lo hacéis desde el comienzo, como a los que nos habéis descubierto hace poco a través de las redes sociales, el boca a boca o personalmente. Queremos agradecer a los que habéis participado en el blog activamente, ya sea explicando vuestras experiencias o bien aportando vuestros comentarios. Deciros que tanto los colaboradores puntuales, como los lectores formáis parte de este proyecto y que sin vosotros el blog perdería su esencia, que desde un inicio siempre ha sido el poder compartir viajes y motivar a otros a que a que emprendan el suyo.

En el blog hemos explicado las experiencias vividas en 50 países pero a día de hoy nuestra mochila acumula ya más de 80 países. Así que tenemos un montón de historias, anécdotas y curiosidades de destinos todavía por explicar, que iremos descubriendo en los nuevos artículos que se publicarán de aquí adelante. Hablaremos sobre todo de aquellos lugares donde hemos sido estos últimos dos últimos años, desde que la pequeña Ivet, el nuevo miembro de la familia, se ha incorporado al equipo de los "Quaderns".




Desde que viajamos hace dos años en família nuestra manera de viajar se ha modificado: ahora lo hacemos de una manera más slow (ya lo hacíamos antes, pero ahora se ha intensificado), intentando escoger los destinos más recomendables donde ir con un bebé, planificando un poco más, aunque sin necesidad de visitar todo lo que aparece en la guía de viaje. Ahora valoramos más las experiencias vividas que el hecho de ver monumentos o visitar museos; creemos que éstas pueden ser muy enriquecedoras a nivel personal. E intentamos mostrarle a nuestra pequeña la diversidad y riqueza en culturas, paisajes y formas de entender la vida que existen allí donde vamos.

¡Felices viajes!


¿Qué te ha parecido? Deja tu comentario
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

 
Contenidos de Quaderns de bitàcola (Enric Vilagrosa i Celia López) | Tecnología Blogger | Plantilla original de Wordpress Theme y Free Blogger Templates | Diseño adaptado por Quaderns de bitàcola
cookie solution