miércoles, 16 de agosto de 2017

Colliure, un pueblo con encanto en el sur de Francia

Colliure, un bonito pueblo de la costa francesa, tiene la fama (bien merecida) de ser un imán para artistas. Pintores y escritores han disfrutado de su calma y han inmortalizado el lugar, por ello hoy en día visitarlo es una experiencia visual magnífica: callejones estrechos, pequeñas cases de colores, barcas de pescadores, una playa con guijarros y un faro muy fotogénico forman parte de esta pequeña población de poco más de 3000 habitantes que cada año recibe más turistas.




Un poco de historia

La historia de esta pequeña localidad se remonta al año 673, cuando fue bautizada como "Caucoliberis" por el rey visigodo Wamba. Durante varios siglos formó parte de un lugar con una gran importancia estratégica en constante disputa, y llegó a pertenecer al Reino de Aragón y de Mallorca entre los siglos XII y XVII. En 1659, debido al Tratado de los Pirineos, España cedió el Rossellón a Francia y Colliure pasó a formar parte de la “Cataluña Norte”. A principios del s.XX, Colliure se convirtió en la cuna del fauvismo, un movimiento pictórico revolucionario en su época que impulsó Henri Matisse. En 1939 fue el lugar donde murió el poeta Antonio Machado, exiliado de la Guerra Civil Española, cuya tumba se puede visitar en el cementerio de Colliure.


Qué ver en Colliure

El casco histórico de Colliure es realmente pequeño, así que su visita se puede realizar perfectamente en solo día, aunque es recomendable pernoctar por lo menos una noche para disfrutar de su puesta de sol y sus callejuelas tranquilas por la mañana temprano.


Los rincones más fotografiados i visitados de Colliure son: la playa Boramar, el puerto y la iglesia de Notre-Dame-des-Anges, con un campanario la mar de fotogénico. Esta iglesia al borde del mar, entre tres playas, ha inspirado a grandes figuras de la pintura. Es de estilo gótico meridional y en el interior destaca el retablo del altar mayor, del maestro catalán Josep Sunyer, de estilo barroco. Como curiosidad, cabe decir que el campanario medieval era un faro y la nave de la iglesia se construyó en el siglo XVII junto a éste. Muy cerca del casco antiguo se encuentra la Chapelle St-Vincent, una pequeña ermita construida en la roca.




En el otro lado del puerto está el Château Royal (castillo real). En el mismo lugar hubo ya en el s.VII un castillo visigodo, aunque la construcción que se puede apreciar actualmente es del siglo XIII, de cuando fue residencia de los reyes de Mallorca, tras varias reformas. Su visita es de lo más recomendable, ya que el castillo de Colliure fue históricamente un puerto importante desde los tiempos de los fenicios, situado en un enclave codiciado por todos en aquella época. Lo mejor de la visita son las vistas al mar y a Colliure, además de poder imaginar algún episodio bélico de los que defendían el castillo de los barcos que atacaban desde el mar.




El Fort Miradou con sus vistas al mar, y el Moré, el barrio en el que se encuentra, un barrio antiguo de pescadores de callejuelas estrechas y casa de colores son otra marca de identidad de Colliure, con rincones con encanto donde pasear con calma al caer la tarde.

La tumba de Antonio Machado es otra de las razones por las que mucha gente visita Colliure. Se encuentra en el cementerio del pueblo, en un lugar bastante céntrico. El conocido poeta español republicano Antonio Machado huyo de las tropas franquistas exiliándose en Colliure. Fue aquí donde también murió, en 1939. Cinco días más tarde de su muerte, murió también su madre, Ana Ruiz. Fueron enterrados juntos en una tumba donde hoy en día siempre se pueden ver flores frescas. Al lado de la tumba hay un buzón donde dejar cartas, que recoge la fundación Machado. En Colliure también se puede ver la casa Quintana, donde pasó algunos días el poeta, aunque solo desde fuera.




Arte en Colliure: la cuna del fauvismo

La pequeña localidad de Colliure es conocida también por ser la cuna del fauvismo, un movimiento pictórico revolucionario de principios del s.XX cuyo precursor fue Henri Matisse. En el verano de 1905, él y su amigo André Derain pintaron en Colliure unas 300 obras pictóricas, ¡todo un récord! Así que desde que estuvieron estos gigantes de la pintura, Colliure ha atraído siempre a artistas, muchos de ellos bastante influyentes, como Picasso o Dalí. Actualmente, la brisa marina y el ambiente bohemio de Colliure sigue atrayendo a artistas de todo tipo y lugares. No hay más que dar una vuelta por sus calles para ver que el pueblo está lleno de galerías de arte, con obras a cual más original.
El museo Peské es uno de los lugares imprescindibles para los amantes del arte moderno. Existe una interesante visita guiada, llamada “camino del fauvismo”, donde se pueden ver reproducciones de las obras de Matisse y Derain colocadas en el mismo lugar donde fueron pintadas.




Información práctica para el viajero

Ubicación:

Colliure se encuentra en la costa del sur de Francia, a unos 30 km de Perpiñán (Pirineos Orientales,) en la región Languedoc-Rosellón. Está muy cerca de la frontera con España, a menos de 30 km de Portbou.

Cómo llegar:

- En coche: Desde Cataluña lo más rápido es tomar la AP-7, si es posible utilizando el sistema teletac para evitar colas. En cuanto pasamos la frontera, hay que tomar la primera salida en Le Boulou (num.43) hacia Argelès-sur-mer/Port-Vendres. Colliure se encuentra entre estas dos poblaciones, a unos 25 minutos de la autopista.
De Barcelona a Colliure se estima que son unas 2 horas en coche. Otra opción (si se tiene más tiempo) es ir por la costa, tomando la N-260 desde Figueres hacia Portbou, pasando por Cerbere, Banyuls-sur-mer, hasta Colliure. Si escogemos esta opción, disfrutaremos de uno de los paisajes más bonitos que existen de la costa francesa.

- En Tren: Colliure tiene estación de tren, aunque la conexión con Cataluña en muy mala, ya que hay implica cambiar de tren en Perpiñán. Desde Barcelona se tarda unas 3h 30 min, dependiendo de las conexiones que haya ese día. Se puede consultar los horarios y precios en RENFE o SNCF.

- En Bus: Para llegar a Colliure en este medio de transporte supondría tomar dos buses. Desde Barcelona se puede llegar en bus con ALSA hasta Perpiñán (unas 3h). Desde Perpiñán hay que tomar el bus nº400 hasta Colliure (1h).

- Avión: El aeropuerto más cercano se encuentra a 30 km de Perpiñán, pero desafortunadamente no existen vuelos directos desde España, así que descartaríamos utilizar este medio de transporte.


*Nota: Más información sobre Colliure en la web oficial de turismo de Sud de France.

martes, 8 de agosto de 2017

6 años compartiendo viajes


¡Y ya van 6!


Parece que fue ayer que publicábamos el nuestro primer artículo en el blog, justo antes de iniciar un viaje de vuelta al mundo que duró doscientos días. Hoy hace seis años que empezamos a explicar nuestras aventuras viajeras y nos parece que fue ayer. Desde agosto de 2011 tenemos 360 entradas en el blog...¡y muchas experiencias vividas!




Hemos viajado tanto cómo hemos podido y hemos explicado muchos de los viajes que hemos hecho. Pero este camino no lo hemos hecho solos: durante este tiempo han pasado por el blog 48 invitados en forma de entrevistas viajeras o de autores invitadoss, hemos recibido más de 2151 comentarios y, solo el último año, hemos tenido más de 2000.000 lecturas de los artículos publicados. Pero esto solo son datos y números...Queremos daros las GRACIAS a todos y todas los que nos seguís y leéis, tanto a los que lo hacéis desde el comienzo, como a los que nos habéis descubierto hace poco a través de las redes sociales, el boca a boca o personalmente. Queremos agradecer a los que habéis participado en el blog activamente, ya sea explicando vuestras experiencias o bien aportando vuestros comentarios. Deciros que tanto los colaboradores puntuales, como los lectores formáis parte de este proyecto y que sin vosotros el blog perdería su esencia, que desde un inicio siempre ha sido el poder compartir viajes y motivar a otros a que a que emprendan el suyo.

En el blog hemos explicado las experiencias vividas en 50 países pero a día de hoy nuestra mochila acumula ya más de 80 países. Así que tenemos un montón de historias, anécdotas y curiosidades de destinos todavía por explicar, que iremos descubriendo en los nuevos artículos que se publicarán de aquí adelante. Hablaremos sobre todo de aquellos lugares donde hemos sido estos últimos dos últimos años, desde que la pequeña Ivet, el nuevo miembro de la familia, se ha incorporado al equipo de los "Quaderns".




Desde que viajamos hace dos años en família nuestra manera de viajar se ha modificado: ahora lo hacemos de una manera más slow (ya lo hacíamos antes, pero ahora se ha intensificado), intentando escoger los destinos más recomendables donde ir con un bebé, planificando un poco más, aunque sin necesidad de visitar todo lo que aparece en la guía de viaje. Ahora valoramos más las experiencias vividas que el hecho de ver monumentos o visitar museos; creemos que éstas pueden ser muy enriquecedoras a nivel personal. E intentamos mostrarle a nuestra pequeña la diversidad y riqueza en culturas, paisajes y formas de entender la vida que existen allí donde vamos.

¡Felices viajes!


¿Qué te ha parecido? Deja tu comentario
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

jueves, 27 de julio de 2017

Dos años en familia, dos años de viajes


Ya son dos años viajando en familia desde que empezamos tal día como hoy, un 27 de julio de 2015, el GRAN VIAJE de ser padres. Justamente nuestra hija Ivet cumple dos añitos (¡que rápido han pasado!) y nos gustaría compartir todos los viajes que hemos hecho con ella desde que nació hasta el momento.

Después de vivir la experiencia de viajar en familia durante su primer año de vida y ver que el hecho de ser padres no nos detenía para viajar, sino más bien todo contrario -con 12 meses de vida Ivet ya había estado en 15 países- nos hemos animado todavía más a dar vueltas por el mundo. Siempre hay algunos propósitos viajeros que nos marcamos, no con la intención de alcanzarlos todos, pero sí con la ilusión de poder cumplir alguno. Cabe decir que estos dos últimos años viajar ha sido para nosotros toda una experiencia vital, por la sencilla razón de que hemos conocido los lugares desde otra mirada, la de nuestra pequeña. Y nuestra pequeña ha vivido un montón de nuevas experiencias: ver nuevos animales, oir otras lenguas, jugar con niños que hablan y visten diferente, escuchar cánticos religiosos, bañarse en un mar transparente repleto de peces, probar comidas diferentes, dormir en todo tipo de alojamientos, moverse en transportes muy diversos, recibir besos de desconocidos e invitaciones, conocer diferentes aeropuertos ... Todo esto y mucho más en dos años de vida (24 meses), resumidos en los 29 países en los que ha estado:


Año 2015

Croacia, Montenegro y Bosnia

El primer vuelo de la Ivet y primer viaje en familia en Europa fue cuando ella tenía tan solo 1 mes y medio de vida y estuvimos una semana. Tomando como base Dubrovnik, hicimos excursiones de un día a varios lugares de la costa dálmata y de las vecinas Montenegro y Bosnia-Herzegovina.


Georgia, Armenia, Nagorno Karabahk, Atenas (Grecia) y Jordania

Como fue tan bien el primer viaje en familia a Croacia, nos animamos enseguida y nos decidimos por un viaje de tres semanas y media cuando Ivet tenía 2 meses y medio. Hicimos ruta viendo los monasterios de Georgia y Armenia, conocimos de cerca la forma de vida de minorías como los molokans y los yazedis, y descubrimos una república no reconocida, Nagorno Karabaj, donde Ivet fue la turista más joven a quien le sellaron el pasaporte.


Nueva York (USA)

La primera vez que Ivet Cruz el océano y pisón el continente americano fue a una de nuestras ciudades favoritas, Nueva York, la cual pisábamos por cuarta vez y no nos cansaríamos nunca de volver a ella. "Vivimos" en la ciudad, concretamente en el barrio de Harlem, durante más de tres semanas. Ivet tenía solo 4 meses de vida y la llevábamos casi siempre en la mochila, así que nos "pateamos" la ciudad con ella encima durante 24 días. Íbamos a comer en al Central Park, subimos al Empire State, saludamos a la estatua de la Libertad, fuimos a ver partidos de baloncesto y de fútbol americano, incluso fuimos a un concierto privado y museos, todo un reto con una bebé ... ¡e Ivet nos dejó hacerlo todo!


Año 2016

Estambul

La primera vez que Ivet pisaba Asia y la tercera que nosotros pisábamos Estambul, una ciudad con identidad propia de Turquía que conserva su ritmo trepidante. Nos encanta volver a aquellos lugares que nos roban el corazón, y esta vez nos lo tomamos con calma, volviendo revivir las mejores experiencias que se pueden tener en Estambul, la antigua Constantinopla.

Dresde, Bautzen, Meissen y Leipzig (Alemania)

Por semana Santa quisimos volver a Alemania (después de haber estado el pasado año en Berlín) y conocer la Sajonia alemana, así que tomamos de base Dresde y desde allí fuimos en Bautzen, donde vive una minoría llamada sórabs que hablan su propia lengua. A Ivet lo que más le emocionó fue una procesión en esta ciudad donde desfilaban un montón de caballos.


Chile, Isla de Pascua, Roma (Italia) y el Vaticano

Ivet viaja a América por 2º vez (tras estar en Nueva York). Rapa Nui es ir uno de los lugares más mágicos y alejados del continente americano, un destino mítico. No sabemos si recordará la isla o los moais que hay por todas partes, pero las gallinas de la casa donde nos alojábamos seguro que sí. Cada día les daba de comer.


Fez y Meknés (Marruecos)

Es la primera vez que Ivet pisa el continente africano y Fez es una de las mejores ciudades para hacerlo. Lejos de la masificación turística, Fez conserva todavía la autenticidad de la medina y de los gremios artesanos que ya no se encuentran aquí. Ivet escucha por primera vez la llamada a la oración en un país musulmán. Para ella es como una nueva música que le hace bailar.


Canadá, Cuba y México DF

3ª vez que Ivet cruza el océano para ir Canadá, el Caribe y de rebote México DF (hacemos escala allí durante unas horas). La pobre Ivet está más que acostumbrada a coger vuelos y se los pasa prácticamente durmiendo. Volvemos a Cuba después de 10 años y todavía (por poco tiempo) con Fidel, y constatamos que el país caribeño está cambiando muy deprisa . Ivet da sus primeros pasos en Cuba, y también aprende a cantar y bailar ... ¿Será por la música que escuchamos constantemente por todas partes? En Santiago de Cuba conocemos a Celina, la que fue la abuela cubana de Ivet durante nuestro viaje.

Normandía (Francia)

Vamos hacia Francia y por primera vez hacemos ruta en coche con Ivet y se comporta como una campeona. Conocemos los lugares emblemáticos de la Segunda Guerra Mundial y el día D. Esperamos que algún día Ivet vuelva y le guste revivir la historia.


Irán

Uno de los mejores países para viajar en familia. Los iraníes son taaan amables y hospitalarios que en este segundo viaje a Irán quisimos hacer couchsurfing y fue una experiencia muy gratificante. Por primera vez Ivet conoció el desierto y subió a una gran duna, también conoció muchos niños que, pese a no entenderse, jugaban a cualquier cosa. Seguro que como nosotros, cuando le expliquemos y entienda el viaje que hizo, deseará volver pronto a Irán.


Año 2017

Granada (España)

Parece mentira que no hayamos estado antes, pero fue la primera vez que visitábamos esta ciudad, y esta vez con Ivet. La Alhambra, su ambiente de barrio, sus baños árabes y sus tapas acompañadas de cerveza (o a la inversa) nos sedujeron. Así como Sierra Nevada le encantó a Ivet, la montaña más cercana que tienen los granadinos para ir a esquiar, justo al lado de la ciudad. Hicimos una escapada de un día la donde ella pudo probar subir a un trineo y hacer un muñeco de nieve por primera vez.


Corea del Sur y Pequín (China)

Corea del Sur es uno de los países que nos sorprendió gratamente (debido a que pensábamos que sería muy parecido a Japón y ya habíamos estado allí) y en el que encontramos la mezcla de un modernismo urbano y a la vez historia del país en sus palacions y tradiciones. Ivet sabía decir "adiós" en coreano, ya que lo pronuncia igual que los coreanos: ¡ANIOOO! . No hace falta decir que a los coreanos les encantó cómo lo pronunciaba Ivet.


Moldavia y Transnistria

Poco sabíamos del país con menos turismo de Europa hasta que empezamos a leer sobre Moldavia. Aparte de ser uno de los países preferidos por los amantes del vino (tiene la bodega subterránea más larga del mundo, con 170 Km), junto a éste existe Transnístria, una república no reconocida donde se respira todavía un ambiente soviético que parece de otros tiempos. Ivet en este viaje aprendió a hacer "¡Chin Chin!" con las copas.


Malta

Uno de los países más pequeños de Europa que siempre nos había llamado la atención por su legado inglés y porque conserva todavía la arquitectura y algunas costumbres inglesas de sus antepasados. Ivet aprendió a decir "¡Bye bye!" y "¡Ciao!", una mezcla entre inglés e italiano.


Indonesia y Qatar

Primera vez de Ivet en el sureste asiático. Creemos que Indonesia es un buen lugar para iniciarse. Ha conocido las costumbres Tana Toraja (funerales) en Sulawesi y ha visto muchos búfalos por primera vez, ha subido las escaleras del templo budista más grande del mundo en Borobudur (Java) y ha tenido su primer contacto con un volcán en activo, el Bromo. Ha visto un paisaje lleno de bonitos arrozales y se ha bañado en playas donde la marea jugaba a subir y bajar todo el día en las islas Gili. Un viaje bien completo lleno de muchas emociones.


Hoy celebramos que Ivet hace dos años y ya sabemos qué regalo le gustaría: Un viaje a ... ¿Cuál será su próximo destino?


¿Qué te ha parecido? Deja tu comentario
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

miércoles, 19 de julio de 2017

Cómo hacer el equipaje de mano y no morir en el intento


Ya lo decía el principito de Saint-Exupéry: "Es más libre el que viaja ligero de equipaje". Por esta razón, y porque muchas veces tenemos que volar con alguna compañía low cost en la que tienes que pagar un suplemento si quieres facturar la maleta, es bueno saber hacer el equipaje con sólo lo imprescindible (¡benditas low cost!). Además, viajar ligero tiene sus ventajas: si la maleta va siempre contigo, seguro que no la pierdes!

No creas que eres el/la único/a que antes de viajar te enfrentas a la difícil tarea de tener que hacer una maleta de equipaje de mano. Normalmente lo que más cuesta después de hacerla es cerrarla, y no digamos si también queremos conseguir dejar un poco de espacio para si durante el viaje hacemos algunas compras y las tenemos que llevar a la vuelta ...

A partir de nuestra experiencia, en este artículo te contamos algunas cosas que debes tener en cuenta para hacer el equipaje de mano de manera rápida y fácil, así como algunos trucos que pueden ser útiles para acomodar todo. Seguramente te ahorrarás tiempo y dolores de cabeza antes de marcharse.




Antes de hacer la maleta


Medidas, peso y restricciones del equipaje de mano

Existen unas dimensiones y un peso estandarizado para la maleta/mochila para el equipaje de mano (la que se puede subir a la cabina del avión). No todas las compañías son exactamente las mismas medidas -por eso recomendamos que consultes la web de la compañía con la que volarás-, pero lo más común es que sean estas: 55x40x20, con un peso máximo de 10 kg. Por ello, es muy importante elegir una maleta que se ajuste al máximo a estas medidas y que no pese demasiado para que puedan caber más cosas dentro. En caso de que llevemos una mochila como equipaje de mano, la equivalencia a estas medidas es la de 40 l. de capacidad.


Otro elemento a considera antes de empezar a hacer la maleta son las restricciones por motivos de seguridad. Existe una normativa común de las compañías aéreas en cuanto a objetos prohibidos de subir en un avión, como pueden ser envases con líquidos de más de 100 ml (a excepción del equipaje para bebés), navajas, encendedores y cualquier objeto en general que pueda ser susceptible de ser peligroso. Por ello es aconsejable leer bien las normas antes de hacer el equipaje si no estamos seguros de si podemos llevar algo.


Planifica el viaje

Para hacer el equipaje es importante saber donde iremos y qué clima hará en nuestro destino. Si durante nuestro viaje haremos rutas urbanas y/o combinaremos con excursiones por la montaña o tendremos jornadas de playa.
¿Qué temperaturas encontraremos? ¿En la época que vamos podemos encontrar alguna situación meteorológica complicada a nuestro destino? ¿Encontraré medicamentos necesarios en caso de alguna urgencia? ¿Qué tipo de enchufes hay en el destino?
Para buscar toda esta información, recomendamos consultar una guía de viaje del destino al que vamos, mirar las noticias y consultar con otros viajeros (foros de viajeros, blogs de viaje ...).


Haz una lista con todo lo necesario

Para no dejarte nada importante para poner en la maleta, es muy útil hacer una lista con todos los artículos indispensables que debes llevar y evitar todo aquello que no sea necesario. Valora si realmente utilizarás todo lo que te quieres llevar y no cargues más de la cuenta tu equipaje. Piensa que en cualquier destino podrás lavar ropa o bien comprar algo que puedas necesitar, así que no es necesario llevar todo el armario. También va bien tener en cuenta todo lo que puedes encontrar en el hotel y que por lo tanto no necesitarás, como por ejemplo el secador, la toalla si vas a la playa ... En caso de duda, déjalo en casa.


Coloca encima de la cama lo que pienses llevarte

Sitúa de forma ordenada todas las pertenencias que tienes previsto llevar encima de la cama. Esto te permitirá hacerte una idea del espacio que ocuparán en la maleta. Es un buen ejercicio de selección, ya que además de darte cuenta del exceso de equipaje, también verás que posiblemente no necesitas tantas cosas.




¿ Y cómo colocamos las cosas en la maleta?

Poner correctamente las cosas en el interior de la maleta es fundamental para que quepa todo y llegue en perfecto estado. Hay 4 TÉCNICAS muy diferentes para hacer el equipaje de mano:

1) El método tradicional

La manera tradicional de hacer el equipaje es la que hemos hecho toda la vida: ir colocando las prendas plegadas una sobre la otra y aprovechar los agujeros para poner los otros objetos, intentando que quepa todo como si se tratara de un juego de tetris. Para finalmente tener que presionar la maleta para poder cerrar la cremallera.

Pero hay otras tres técnicas "avanzadas" que te permitirán optimizar mejor el espacio. Te las explicamos a continuación:


2) El “método burrito”: hacer un único volumen de toda la ropa

Comienza situando las prendas de vestir que se arruguen menos y que requieran un trato menos delicado, como tejanos, jerseys de lana, al fondo, y reserva la parte superior para los objetos más delicados. En el "método burrito" se trata de colocar todo lp más estirado posible, alternando el sentido (con el mínimo de pliegues) de las piezas de ropa para que no se arruguen y ocupen el mínimo espacio en la maleta, para acabar plegando pieza a pieza en base a un único volumen del tamaño de la maleta. Es difícil explicarlo en palabras, mejor mírate el siguiente vídeo, te dejará con la boca abierta:





3) El método Marie Kondo: colocar la ropa enrollada

Marie Kondo es una autora japonesa y consultora de organización, es posible que conozcas alguno de sus libros. Su método para aprovechar el espacio al máximo y tenerlo todo ordenado es bien conocido: se trata de doblar cada pieza de manera que ocupe el mínimo espacio y no se arrugue, para luego colocarlas en la maleta de manera vertical, una junto a la otra. Esta manera de hacer el equipaje también tiene una ventaja: se puede ver de un solo vistazo todo lo que llevamos dentro. Lo puedes ver en este vídeo:





4) Envasar al vacío

En caso de que tu viaje sea largo y tengas que llevar mucho vestuario, puedes optar por poner la ropa en bolsas al vacío. Reducirán notablemente el espacio y llegarán a su destino en buenas condiciones. Para ello, necesitarás una bolsa de plástico preparada para envasar al vacío (cerrada herméticamente y con una pequeña abertura por donde aspirar el aire) y un aspirador para extraer el aire. La única pega es que también tienes que disponer de un aspirador en tu viaje de regreso.





Algunos trucos que te pueden ser de utilidad


1) Sitúa al fondo de la maleta (parte interior y baja de la maleta) los objetos con más peso, como los zapatos. Así cuando la pongas de pie no aplastarán la ropa y el peso quedará más repartido.

2) Comienza situando las piezas de vestir que ocupen más y arruguen menos el fondo de la maleta. Aprovecha los rincones para colocar complementos como cinturones, bolsas de ropa interior, pañuelos, cargadores de móvil u otros utensilios que ocupen poco espacio. De ello depende que consigas viajar con todos tus utensilios y que estos lleguen en buen estado. No debe quedar ningún espacio muerto, por pequeño que sea.

3) Neceser: según la normativa de equipaje de mano, debemos llevar envases para líquidos de hasta un máximo de 100 ml. y éstos deben estar cerrados en una bolsa transparente para que se puedan ver en el control de seguridad del aeropuerto. Seamos previsores y dejemos el neceser encima de todo en la maleta para poder sacarlo con facilidad cuando nos lo pidan, dentro de una bolsa con precinto para evitar que se derrame ningún líquido.

4) Valora la opción de lavar la ropa: en viajes de más de 10-12 días hay que pensar en la opción de lavar la ropa. Hay destinos donde es muy barato que te laven la ropa, como por ejemplo en el sureste asiático.

5) Piensa en la polivalencia de las prendas de vestir: por ejemplo, que unas bermudas/camiseta te puedan servir tanto para ir a la playa como para ir por ciudad. Ídem con un vestido: que te pueda servir tanto para ir a playa como en un momento dado para ir un poco arreglada.

6) Recuerda llevar los cargadores (para el móvil y cámara), convertidores, tarjeta de memoria y baterías extras para la cámara de fotos, así como un ladrón para poder cargarlo todo a la vez. Una bolsa de plástico transparente es la mejor opción para almacenar todo y ver el interior.

7) No olvides llevar unos tapones para los oídos y un antifaz para poder dormir. Hay alojamientos donde puede ser muy difícil dormir debido al ruido.

8) Compras: Si eres de los que siempre haces alguna compra cuando viajas, ten en cuenta este hecho y reserva dentro de tu equipaje un poco de espacio.

9) Seguridad: lleva un candado para poder cerrar la maleta en caso de que dejes algo de valor en el hotel.

10) Si, por alguna razón, finalmente debes facturar equipaje: no dejes objetos de valor ni documentación en el equipaje facturado. Y un consejo muy importante: lleva la DOCUMENTACIÓN ESCANEADA Y ENVIADA A TU CORREO. Es una manera fácil de recuperarla en caso de pérdida o robo y te puede ahorrar muchos problemas.


¡¡¡Buen viaje!!!


¿Qué te ha parecido? Deja tu comentario
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

 
Contenidos de Quaderns de bitàcola (Enric Vilagrosa i Celia López) | Tecnología Blogger | Plantilla original de Wordpress Theme y Free Blogger Templates | Diseño adaptado por Quaderns de bitàcola
cookie solution