jueves, 15 de febrero de 2018

La Ruta Del Cister: el Monasterio de Poblet, de Santes Creus y de Vallbona


La Ruta del Cister, que recorre los tres monasterios cistercienses de Cataluña, actualmente es una de las rutas culturales más importantes que se pueden hacer en el país. Conocer la historia de estos monasterios es transportarse a otra época, en la que las diferentes órdenes monásticas tuvieron una vital importancia.

El recorrido completo transcurre por tres localidades de tres comarcas catalanas: Santa María de Poblet en la Conca de Barberà, Santes Creus en el Alt Camp y Santa María de Vallbona en el Urgell. Para poder recorrer La Ruta del Cister completa es necesario un mínimo de dos días, así que recomendamos dormir una noche en alguno de los alojamientos de la zona para poder disfrutar, a parte de las visites de los recintos monásticos, del bonito paisaje de viñas y probar algún vino en alguno de las muchas bodegas que abundan en la zona.


Un poco de historia

La Orden del Cister nació en el s.XI, en una decisión de volver a acercar la fe a las órdenes monásticas. Robert de Molesme fue el fundador de la Abadía de Citeaux, que dio origen a los diferentes monasterios cistercienses que en 862 se fundaron en occidente.

En aquella época, monjes y conversos acercaron los bosques hacia sus dominios e implementaron un sistema de granjas sacando provecho de los ríos de la zona. Fue así como introdujeron el cultivo de la viña, los cereales, forrajes y plantas textiles. Establecieron un sistema de autosuficiencia perfecto, siendo los monasterios los centros culturales más importantes.

Monasterio de Santes Creus

El Monasterio de Santes Creus, situado en la localidad de Santes Creus en la comarca del Alt Camp, fue la primera comunidad monástica del orden cisterciense en Cataluña y fue el lugar escogido por los reyes y los nobles como lugar destinado a su reposo eterno. Por eso, en su Iglesia podemos encontrar las tumbas reales de Pedro el Grande y Jaime II y su esposa Blanca de Anjou, así como la del almirante Roger de Llúria.


Aunque actualmente es el único monasterio de la Ruta del Cister que no tiene vida monástica, y uno de los conjuntos monásticos cistercienses más grandes y mejor conservados que existen. Fue fundado en el 1168, y protegido por la nobleza y los reyes. El hecho de que se convirtiera en el centro espiritual y de estudios más importante del territorio hizo que adquiriera una gran relevancia. Tanto, que hubo vida monástica hasta el 1835.


El monasterio es el ejemplo vivo de la austeridad característica del Cister, juntamente con los espectaculares vitrales góticos, las tumbas reales y su retablo barroco. Nos ha gustado especialmente la sala capitular, el escriptorium, el gran dormitorio de los monjes y su claustro gótico, con sus minuciosas esculturas esculpidas en las columnas.



Durante la visita, recomendamos ver el audiovisual "El mundo del Cister", una representación muy completa y fascinante de lo que fue la Orden y del contexto de la época.

Monasterio de Poblet

El Monasterio de Santa Maria de Poblet se encuentra en la comarca de la Conca de Barberà, entre las poblaciones de Vimbodí y de la Espluga de Francolí. Al lado de las montañas de Prades, en un bonito paraje rodeado de viñas y lleno de fuentes, al lado del bosque de Poblet.


Poblet ostenta el título de ser el monasterio más grande de la Ruta del Cister y el conjunto cisterciense habitado más grande de Europa. De hecho, de los dos monasterios de órdenes masculinos de la Ruta del Cister es el único que mantiene la comunidad de monjes, que mantiene viva la espiritualidad del lugar; aunque hoy en día la comunidad no sea tan numerosa como en épocas pasadas.


Declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad en el 1991 por la UNESCO, este conjunto monástico es uno de los mejores conservados, manteniendo prácticamente todas sus construcciones originales debido seguramente a que siempre ha sido un centro habitado por la comunidad de monjes y estos han hecho uso de sus espacios.

El Monasterio de Poblet fue fundado el 1150 por Ramón Berenguer IV, y inició su historia con un conjunto de monjes cisterciense llegados del monasterio de Fontfreda (Francia). Este nuevo monasterio llegó a ser pronto un foco de cultura, de actividad económica y centro de vida espiritual. Contó principalmente con la protección real, dado que Pedro III el Ceremonioso hizo construir el panteón real de la dinastía catalano-aragonesa e hizo fortificar el monasterio para proteger las tumbas de sus antecesores de los ataques de las tropas de Castilla.


Con el decreto de amortización de Mendizábal de 1835, el monasterio fue espoliado. Y no fue hasta el 1940, cuando cuatro monjes cistercienses venidos de Italia le devolvieron la vida monástica, dándole el empuje que le hacía falta y recuperando el lugar de espiritualidad que es hoy en día.

Monasterio de Vallbona de les Monges

Situado en el municipio de Vallbona de les Monges en la comarca de Urgell, el monasterio de Santa María de Vallbona de les Monges es el único monasterio femenino de la Ruta del Cister. Y es el único de los tres monasterios de la Ruta en el que nunca se ha interrumpido la vida monástica, a pesar de les desamortizaciones i las malas épocas. Solo durante la guerra Civil Española las monjas dejaron temporalmente el cenobio, que se convirtió en prisión durante aquella época.


Las primeras noticias del monasterio son del año 1153, pero no fue hasta el año 1176 cuando se integró a la orden del Cister. Es posiblemente uno de los monasterios más desconocidos y bonitos de la ruta. Sus dimensiones reducidas y su belleza singular hace que sea una pequeña joya, un diamante en bruto que vale la pena conocer. De hecho, su gran valor histórico recae en que fue uno de los lugares más representativos de la importancia de la mujer en la época medieval. Muchas de las monjas que habitaron en el monasterio eran hijas de la nobleza catalana, ya que en aquella época tener una hija monja era sinónimo de poder y cultura en la familia.



La iglesia es uno de los mejores ejemplos arquitectónicos de transición románico-gótico: la planta de cruz latina tiene una sola nave y tiene tres ábsides rectangulares con esculturas. Como hecho curioso, cada galería del claustro es de un estilo diferente: árabe, románico y gótico. Una de les cosas que más nos gustó del monasterio es que te puedes alojar en su hospedería. ¿Qué mejor lugar para transportarnos a la época medieval que dormir en un monasterio donde todavía habitan monjas? Por cierto, en la entrada del monasterio hay una pequeña tienda donde se puede comprar alfarería en color blanco y azul realizada por las propias monjas y algún dulce, un bonito recuerdo del lugar.



Esta ruta de dos días recorriendo los tres monasterios de la Ruta del Cister, bonitas ciudades medievales, sus magníficos paisajes de viñas, disfrutando de su gastronomía y los vinos de la zona es una de las experiencias más atractivas e interesantes para hacer a unos 200 km de Barcelona. Siempre se pueden combinar las visitas de los monasterios con otras de ciudades como la bonita villa medieval de Montblanc y algunas bodegas de la zona, como por ejemplo la bodega modernista llamada “La Catedral del Vino” de Nulles (Nulles, Conca de Barberà), o la bodega cooperativa de la localidad la Espluga de Francolí, donde se encuentra el Museo del Vino.



Información útil para el viajero

¿Cómo llegar?

La mejor opción y más directa desde Barcelona es ir en coche propio por la autopista AP-2 dirección Lleida.
-Salida 11 Santes Creus- Valls- Vila-rodona
-Salida 10 Santes Creus- El Pla de Santa Maria- Valls
-Salida 9 Poblet- Vallbona de les Monges- Montblanc – Tàrrega

Una buena recomendación si quieres ahorrar gasolina es parar a repostar en cualquier estación de servicio BP que hay de camino por la zona.

¿Dónde dormir?

Por proximidad con el monasterio de Poblet nosotros elegimos alojarnos en el albergue Jaume I, en la localidad de la Espluga de Francolí. Se trata de uno de los albergues de la red de albergues de la Generalitat, ubicado en un sitio ideal, rodeado de viñas y con vistas al Monasterio de Poblet. Consejo: cuando hagas la reserva, solicita que te den la habitación con vistas al monasterio, si es posible. No hay nada como levantarse y ver un campo de viñas con el monasterio de fondo.


Otra alternativa más que interesante es alojarse en la hospedería del Monasterio de Vallbona de les Monges. Para alojarse hay que hacer reserva previa. Más información del alojamiento y contacto a través de su web.

¿Dónde comer?

Uno de los restaurantes de cocina tradicional catalana de la zona con más renombre es el Hostal del Rector en la localidad de Vallfogona del Riucorb. Se trata de buena comida de montaña, como patas de cerdo, escalibada, caracoles o carne a la brasa que te va a deleitar. Es recomendable reservar con antelación si vas a ir en fin de semana.

Entradas

En cada recinto monástico se paga una entrada, pero si lo que quieres es hacer la Ruta del Cister completa en dos días puedes comprar una entrada conjunta por 12€ (que venden en cualquiera de los monasterios) en la que se incluye la entrada a los tres monasterios cistercienses y que sale a cuenta por el descuento.

*Nota: Para más información sobre la ruta, horarios y visitas, puedes consultar en la completa Web de la Ruta del Cister.

¿Qué te ha parecido? Deja tu comentario
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

lunes, 12 de febrero de 2018

Nicaragua: León y el norte


Viaje a Nicaragua

Ruta 2a parte del viaje: El Norte: Estelí-Parque Miraflor-San Rafael del Norte-Matagalpa/León-Playa Jiquilillo-Las Peñitas
Día 12: Parque Miraflor
Día 13: San Rafael del Norte
Día 14: Matagalpa
Día 15, 16,17: León
Día 18, 19: Playa Jiquilillo
Día 20: Las Peñitas

León

León es la otra ciudad colonial, la rival de Granada por la capitalidad de Nicaragua que acabará con compromiso de Managua el 1856. Es una ciudad de estudiantes, más enérgica y liberal que su rival, las noches son ruidosas y, si no pensáis uniros a la fiesta, se tiene que vigilar que vuestro hotel no esté cerca de ningún bar. Auqnue, si hay una victoria del club local de béisbol Leones de León, todas las precauciones serán insuficientes. Además suenan sirenas de ataques aéreos cada día a las 7 y el mediodía. Preguntando, nos dijeron que son de cuando León era el centro de producción de algodón de Nicaragua. Así la sirena de las 7 indicaba el comienzo de la jornada laboral y la de las 12 la siesta.

También destaca por ser una ciudad religiosa, hay más de 16 iglesias y con una oferta cultural sorprendente para sus menos de 200.000 habitantes. León marca el principio de la zona tradicionalmente revolucionaria de Nicaragua y para adentraros en la historia convulsa y apasionante, una multitud de murales y el Museo de La Revolución os harán de guías.



¿Qué hacer en Léon?

Con el apodo de “La Ciudad de las Iglesias”, hay gran cantidad para descubrir y explorar, más allá de la Basílica Catedral de la Asunción de León donde está enterrado el poeta nicaragüense Ruben Darío. Ante la basílica, encontraréis el Parque Ruben Darío donde descansar y tomar algo mientras observamos las escenas cotidianas que pasan a nuestro alrededor. También ante el parque, encontraréis el Museo de la Revolución, inolvidable. Tan solo pasar por la puerta un grupo de gente mayor te dan efusivamente la bienvenida. Ellos, los revolucionarios que vivieron de primera mano la Revolución Sandinista, son los guías de una visita apasionante.


Os llevarán hasta el tejado del museo y señalarán a las fotografías expuestas por sus amistades y ellos mismos. También alrededor de la iglesia encontraréis muchas puestos de comer por la calle, una opción más que recomendable para continuar descubriendo los numerosos murales que hay por toda ciudad. El museo más curioso es el Museo de Leyendas y Tradiciones, lleno de figuras de papel maixé explicando todas las vertientes de la cultura popular, gigantes y cuentos tradicionales. Pero incluso aquí, no deja de haber una parte política, porque el lugar donde se encuentra el museo es una antigua prisión y cada celda es también un espacio museístico donde se explican las torturas y los instrumentos utilizados.


Finalmente, no dejéis de visitar el Museo de Arte Fundación Ortiz Guardián, una extensa colección de arte, quizás la más importante de Centroamérica. La exposición está situada en una casa de estilo Creol restaurada el 2000 e incluye algunos Picasso, Miró y Chagall, pero la parte realmente interesante y novedosa es la de los artistas nicaragüenses y latinoamericanos.

Las Peñitas

Desde León las playas del Pacífico son muy accesibles. Por ejemplo, a tan sólo 20 minutos de León encontraréis la playa paradisíaca de Las Peñitas . Ideal para relajaros y comer pescado fresco. Nosotros fuimos hacia el final del viaje para coger fuerzas para volver. También se puede hacer surf y las olas más bajas hacen un entorno ideal por los principiantes.



Volcano boarding en el Cerro Negro

El volcano boarding es un deporte de aventura que consiste en bajar de un volcán en un trineo. Se pueden llegar a velocidades hasta 30 km/h. Curiosamente, sólo se puede hacer en un lugar del mundo: en Cerro Negro. En León hay muchas agencias que ofrecen varias visitas y os proporcionarán el material necesario: gafas protectoras, un pañuelo para tapar la boca, guantes y una rana que os hará asemejaros a un luchador de sumo. Todo esto es imprescindible porque el volcano boarding es un deporte de riesgo pero que nadie se asuste ya que que se puede frenar fácilmente.

El Norte

Si León y Granada hace años que se encuentran a las guías de viaje, adentrandoos en el norte es una buen amanera de salir de las zonas más turísticas. ¡Pero eso no quiere decir que no haya nada a hacer! Con el chicken bus podemos descubrir pueblos apasionantes, donde el arte pictórico está muy extendido en zonas rodeadas de una naturaleza privilegiada.

Estelí 

Es una ciudad universitaria y muy urbana, bastión de los sandinistas revolucionarios. Esto se plasma en los múltiples murales. También un buen lugar donde pasar un día para probar el sus quesos y visitar la Catedral. Auqneu el valor más seguro son las montañas que se encuentran en la zona. Especialmente el Area Protegida Miraflor, medio reserva natural medio granjas rurales.

No es de fácil acceso pero hay un chicken bus y la única opción de alojamiento es con la gente local. La zona ofrece mucha variedad de excursiones y estancias con familias locales. Es importante saber que algunos propietarios de granjas hacen pagar para pasar por sus propiedades; no es muy caro pero no está incluido en el precio de la caminata, así que se tiene que llevar efectivo encima. Ir con guía es muy recomendable porque los caminos están poco marcados, para apreciar su biodiversidad. En las tres zonas climáticas diferentes hay cascadas, 200 especies orquídeas y 307 pájaros, plantaciones de café, monos y muchas granjas colectivas.


Nosotros escogimos quedarnos una noche para poder disfrutar con más tiempo de una caminata y conversaciones con la familia sobre la historia de Nicaragua y sus ideas sobre las granjas colectivas y protección medioambiental.

Volviendo hacia Granada se acaba un viaje donde hemos visto mucho más de lo que pensábamos. Aunque han sido tres semanas muy intensas nos hemos quedado con las ganas de ver algunas zonas, sobre todo la costa Atlántica y las Corn Islands. Pero en fin, se dejan cosas a visitar para así estar seguros de volver algún día. ¡Hasta la vista!


Otros artículos sobre Nicaragua de Aina:
  • Guia práctica para viajar a Nicaragua
  • Nicaragua: Granada e isla Ometepe
  • _________________________________________________________________
    El viaje de Colombia, hace 5 años, fue solo un prólogo de un nuevo trayecto personal. Pude volver al año siguiente, más tarde descubrir el Sudeste asiático y Japón y vivir por mi cuenta en Oriente Medio. Poco a poco voy escribiendo mi cuaderno de bitácora. Ahora, con mi familia, volvemos al continente americano para visitar Nicaragua. Nos une el interés por viajar de manera autónoma y descubrir espacios que todavía guardan su autenticidad. Aina nos explica su viaje a Nicaragua en Quaderns de bitàcola - Enric y Celia


¿Qué te ha parecido? Deja tu comentario ¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

jueves, 8 de febrero de 2018

Nicaragua: Granada e isla Ometepe


Viaje a Nicaragua

Ruta 1a part del viatge: Granada- Illes Ometepe- sur de la costa Pacífica- Guasacate.
Día 2, 3: Granada
Día 4,5,6: Ometepe
Día 7: Playa Guasacate
Día 8, 9, 10, 11: El Astillero

Granada

Granada es la ciudad donde apreciar la arquitectura colonial por excelencia. Sus habitantes están muy orgullosos y, por esa razón hoy en día siguen respetando normas muy estrictas en cuanto a construcciones y restauraciones dentro del perímetro del casco antiguo preservando una atmósfera encantadora.

Detrás sus fachadas se esconde una historia apasionante: la ciudad fue fundada en 1524 por Francisco Fernández de Córdoba, lo que hace de ella la ciudad más antigua de América continental. La conciencia de superioridad de los conquistadores españoles respecto a los indios impuso ciertas normas arquitectónicas como las calles en cuadrícula y antiguas casas coloniales con frondosos patios interiores donde confluyen todas las habitaciones, pero aún así se observa una cierta mezcla con el estilo indígena.



Granada guanya en importància tan bon punt es descobreix que el llac de Cocibolca és navegable fins el mar, ideal per comerciar amb la resta d'Amèrica i la llunyana Europa. Un benefici que també és una feblesa, essent una ciutat particularment vulnerable a atacs, dels quals va ser víctima repetides vegades.

William Walker, un nombre famoso en Nicaragua, fue un filibustero americano que en su afán de proclamarse presidente de América central quemará Granada en el 1856. Dejó la inscripción «Aquí estaba Granada», pero la ciudad revivió de sus cenizas y siguió luchando por la hegemonía dentro de Nicaragua desde una posición conservadora. Mantiene una rivalidad histórica, que hoy en día se plasma sobre todo en competiciones deportivas, con la ciudad de León , la otra ciudad del país con un destacado patrimonio colonial. También es una buena base de campamento que permite muchas excursiones diarias.



¿Qué hacer en Granada?

Pasear y dejar sorprenderse por los colores ocres de las fachadas, los patios interiores y el innegable carácter de la ciudad. Imprescindibles, la Avenida de la Calzada. Una zona peatonal, agradable y limpia, a pesar de que menos auténtica. Se encuentran numerosos restaurantes y operadores turísticos donde se pueden contratar los posibles tours que hay por los alrededores de la ciudad. También nos tenemos que acercar a La Catedral Iglesia Guadalupe que podréis observar desde casi todo el casco antiguo. Reconocible por su vibrante color amarillo, fue construida en el 1583 y destruida varías veces; la actual es del 1915. Justo delante la iglesia podéis descansar en el Parque Central, donde encontraréis numerosos bancos y siempre mucha animación. A la salida del casco antiguo, se puede pasear por el mercado.

Alrededor de Granada se encuentra el lago de Cocibolca que tiene la particularidad de tener numerosas islas- un total de 365- y de ser el único lago de agua dulce del mundo con tiburones. El tour ofrecido por varios operadores nos permite navegar entre islas mayoritariamente privadas, pararse para saludar monos y visitar un lugar muy estratégico: la Fortaleza de San Pablo construida sobre la Isla Castillo con objeto de proteger la ciudad de los ataques de los piratas. Ahora es un buen lugar desde donde observar el atardecer bajo la mirada atenta del volcán Mombacho.



Isla Ometepe

En medio del lago de Nicaragua, se encuentra un isla formada por dos volcanes: Concepción y el Madera. La Isla Ometepe (en Nahuatl: dos montañas) es una etapa imprescindible en una visita en Nicaragua. Vivir por unos días en un paisaje idílico, donde los horarios de bus son imprevisibles, muchos rincones para descubrir a pie, en moto o bicicleta y playas donde estirarse. El ascenso a los volcanes es una excursión recomendada pero dura que dejamos de lado, porque uno de los miembros de nuestra expedición se había torcido el pie. Hay que tener en cuenta que es obligatorio contratar un guía porque numerosos turistas se han perdido.

Por otro lado, recordaremos siempre la experiencia de vivir una erupción, desde dentro. El temblor de la tierra durante la noche y el agua bajando por las vertientes del volcán a primera luz.



Otros artículos sobre Nicaragua de Aina:
_________________________________________________________________


El viaje de Colombia, hace 5 años, fue solo un prólogo de un nuevo trayecto personal. Pude volver al año siguiente, más tarde descubrir el Sudeste asiático y Japón y vivir por mi cuenta en Oriente Medio. Poco a poco voy escribiendo mi cuaderno de bitácora. Ahora, con mi familia, volvemos al continente americano para visitar Nicaragua. Nos une el interés por viajar de manera autónoma y descubrir espacios que todavía guardan su autenticidad.
Aina nos explica su viaje a Nicaragua en Quaderns de bitàcola - Enric y Celia


¿Qué te ha parecido? Deja tu comentario
¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

miércoles, 31 de enero de 2018

Guía práctica para viajar a Nicaragua


Buscamos de nuevo el mapa de Nicaragua. Compartiendo frontera, al sur, con Costa Rica, y al norte, con Honduras, se encuentra este secreto ta bien guardado. Y… ¿porqué un secreto? Ciudades coloniales, volcanes, turismo de aventura, la costa Atlántica y Pacífica, mucha historia, una multitud de murales y, hay que añadir, muchas ganas de acoger y un optimismo hacia el futuro que hacen de Nicaragua un viaje inolvidable. ¡Nos vamos de viaje!




Datos básicos de mi viaje a Nicaragua

Viaje en familia en agosto de 2017
Ruta: Granada- Illes Ometepe- sur de la costa Pacífica: Guasacate, El Norte: El Astillero- Estelí- Matagalpa- León- Norte de la Costa Pacífica: Jiquilillo, Las Peñitas- Granada
Duración: 21 días
Presupuesto aproximado (pp): Vuelos internacionales: 700 dólares (i/v)
Ida: Barcelona- Frankfurt- Houston- Managua
Vuelta: Managua- Miami- Frankfurt- Barcelona
Gastos diarios (alojamiento, comida, desplazamiento) por persona y día: 20 dólares (sin contar actividades extraordinarias).



1. Antes de salir

1.1. Mejor época para viajar a Nicaragua

Fuimos en agosto 2017, por ser la única posibilidad de cuadrar los cuatro calendarios familiares. No es la mejor temporada para visitar el país (que es más bien entre noviembre y abril), ya que que empieza la temporada de lluvias. Aún así, la climatología nos respetó, las grandes lluvias y los huracanes llegarían más tarde. Salimos de Barcelona con una hoja de ruta abierta. Queríamos conocer el país y su gente al ritmo que fuera marcando la experiencia. A medio viaje, visto el tiempo que invertíamos al desplazarnos, al disfrutar de cada estancia, optamos para no visitar la zona caribeña ni el Suroeste del país.

Ese será otro viaje. La mejor excusa para volver, la Nicaragua que vive al lado del Atlántico se merece un nuevo proyecto.

1.2. Documentación

Una estancia inferior a 90 días en el país no requiere ningún visado, con el pasaporte es suficiente. Eso sí, debe tener un mínimo de 6 meses de validez. No obstante, las cosas se complican si se hace tránsito en Estados Unidos. En estos últimos tiempos, aunque Estados Unidos no sea el destino final, se tiene que pedir el permiso ESTA. En el caso de viajar en familia, se debe tramitar un ESTA por persona. Os recomiendo que os informéis bien y con antelación. Además, si se entra a Nicaragua desde los Estados Unidos, se aplica una tasa de 10 dólares. No hay ninguna tasa a la salida del país.

1.3.Diferencia horaria

La diferencia horaria es de siete horas menos en verano. Nuestro jet lag fue considerable, las más de veinte horas de viaje, con dos escaleras muy ajustadas a los aeropuertos de Frankfurt y Houston habían hecho sus estragos. Hay que imponerse el horario de la zona horaria, ir a dormir cuando toca y evitar las siestas.

2. Alojamiento

Viajar en una familia de cuatro facilita las cosas, ya que hay mucha oferta de habitaciones con cuatro camas sencillas, dos camas de matrimonio o una de cada.
Para gestionar el cansancio, fuimos alternando entre hostels más sencillos donde la comodidad es compensada por la disponibilidad de conversación de los otros viajeros y hoteles donde hay más privacidad y, a veces, piscina.

También es buena idea dormir a lugares más cómodas y tranquilos (vigilar que no haya demasiados bares al lado si no se quiere participar en la fiesta) mientras nos recuperamos y rebajar la auto-exigencia en términos de visitas. Si se viaja en grupo, tener paciencia los unos con los otros, que todo el mundo está más sensible. Por suerte, no hay que hacer reservas con mucha antelación.

Una última recomendación: Booking es un buen aliado, pero tuvimos una muy mala experiencia, ya que después de reservar una oferta de hotel en esta web nos dijeron que era un error y nos obligaron a pagar un precio superior. Por eso os aconsejo mucha atención con los precios excesivamente bajos y en caso de problema denunciar los hechos al servicio cliente de Booking.


3. Transporte

Autobús: Nos movimos principalmente con los llamados “chickenbus” que, debido a que son importados de Estados Unidos, son los típicos de color amarillo que asociamos a las escuelas. El precio cambia según las distancias y las paradas (servicio EXPRESS) pero, a pesar de que no es un servicio público, está regulado por el gobierno. Sinceramente no son el colmo de la comodidad, sobre todo si no se encuentra lugar para sentarse. Además, a cada parada pasan por el estrecho pasillo un montón de vendedores ambulantes. Aún así es una opción muy recomendable, no sólo por el ahorro que supone sino también por la facilidad de establecer conversación. Para coger un chickenbus, sólo hay que situarse a la acera de la carretera/el camino. Ahora bien, averiguar los horarios es a menudo complicado. Hay que tener en cuenta que los domingos la frecuencia de los buses se reduce muchísimo y que en algunas zonas rurales no hay ningún servicio.


Mini-bus: Más cómodos que los anteriores, son camionetas que hacen menos paradas y no aceptan vendedores ambulantes en el interior. La silla está asegurada pero hay que tener presente que puede ser una silla plegable en medio de un pequeño agujero entre asientos.

Taxis: Los taxistas acostumbran a perseguir los turistas y hay que tener cuidado y negociar antes de subir porque los precios son muy a menudo abusivos. Aunque son un buen recurso si vamos justos de tiempo.

Barco/Ferry: Algunos trayectos se tienen que realizar forzosamente por medio acuático como la ida en la isla de Ometepe, las islas Solentimane o San Carlos.

Auto-stop: En las zonas más aisladas es fuerza habitual y acabas viajando detrás de una camioneta abierta llena de ladrillos, gallinas, abono...

4. Comunicación con la familia

A excepción de un hotel a la costa pacífica, todos los hoteles y hostales en los que hemos estado tenían conexión wifi.

5. Alimentación

La gastronomía nicaragüenca está basada en el producto de proximidad y es una mezcla entre la cocina criolla, española e indígena. Su interés principal rae en que es una cocina muy tradicional y por lo tanto vuestro viaje puede ser la ocasión única para adentrarse. No destaca por su diversidad, pero preguntando con tiempo puedes encontrar lugares que te sorprendan más allá del gallopinto (mezcla de arroz y judías rojas). Una comida en la calle, en un comedor local o en restaurante sencillo os puede costar entre 2 y 8 dólares. A excepción de los comedores por estudiantes de León, es habitual esperar 1/2 hora o incluso una hora.

Si os gustan los zumos de fruta disfrutaréis mucho, pero pedís poco o nada de azúcar porque acostumbran a poner mucho.


6. Salud

Vacunas: Es una cuestión a considerar dependiendo de las zonas que queráis visitar. Teníamos todas las vacunas recomendadas, es decir: contra el sarampión, la difteria y el tétanos. Para los menores es recomendable estar vacunado contra la tuberculosis. Es importante ir mucho con cuidado con los mosquitos por riesgo de Zika y, para evitar picaduras, hay que comprar un repelente tropical. De todos modos, la situación va cambiando y hay que informarse con antelación.

Seguro de viaje: Siempre que se hace un viaje largo fuera de la Unión Europea es imprescindible contratar un seguro. Este año, por primera vez, hemos contratado el seguro de la compañía aérea con la que viajábamos, ya que nos resultaba más económica.

Botiquín: Nada de especial que no se pueda encontrar allí, pero de todos modos, la crema solar y el repelente de mosquitos acabaron siendo imprescindibles. Si se va al Caribe hay que llevar medicamentos anti-malaria.

Otros artículos sobre Nicaragua de Aina:
_________________________________________________________________

El viaje de Colombia, hace 5 años, fue solo un prólogo de un nuevo trayecto personal. Pude volver al año siguiente, más tarde descubrir el Sudeste asiático y Japón y vivir por mi cuenta en Oriente Medio. Poco a poco voy escribiendo mi cuaderno de bitácora. Ahora, con mi familia, volvemos al continente americano para visitar Nicaragua. Nos une el interés por viajar de manera autónoma y descubrir espacios que todavía guardan su autenticidad. Aina nos explica su viaje a Nicaragua en Quaderns de bitàcola - Enric y Celia



¿Qué te ha parecido? Deja tu comentario ¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

 
Contenidos de Quaderns de bitàcola (Enric Vilagrosa i Celia López) | Tecnología Blogger | Plantilla original de Wordpress Theme y Free Blogger Templates | Diseño adaptado por Quaderns de bitàcola
cookie solution