miércoles, 16 de agosto de 2017

Colliure, un pueblo con encanto en el sur de Francia

Colliure, un bonito pueblo de la costa francesa, tiene la fama (bien merecida) de ser un imán para artistas. Pintores y escritores han disfrutado de su calma y han inmortalizado el lugar, por ello hoy en día visitarlo es una experiencia visual magnífica: callejones estrechos, pequeñas cases de colores, barcas de pescadores, una playa con guijarros y un faro muy fotogénico forman parte de esta pequeña población de poco más de 3000 habitantes que cada año recibe más turistas.




Un poco de historia

La historia de esta pequeña localidad se remonta al año 673, cuando fue bautizada como "Caucoliberis" por el rey visigodo Wamba. Durante varios siglos formó parte de un lugar con una gran importancia estratégica en constante disputa, y llegó a pertenecer al Reino de Aragón y de Mallorca entre los siglos XII y XVII. En 1659, debido al Tratado de los Pirineos, España cedió el Rossellón a Francia y Colliure pasó a formar parte de la “Cataluña Norte”. A principios del s.XX, Colliure se convirtió en la cuna del fauvismo, un movimiento pictórico revolucionario en su época que impulsó Henri Matisse. En 1939 fue el lugar donde murió el poeta Antonio Machado, exiliado de la Guerra Civil Española, cuya tumba se puede visitar en el cementerio de Colliure.


Qué ver en Colliure

El casco histórico de Colliure es realmente pequeño, así que su visita se puede realizar perfectamente en solo día, aunque es recomendable pernoctar por lo menos una noche para disfrutar de su puesta de sol y sus callejuelas tranquilas por la mañana temprano.


Los rincones más fotografiados i visitados de Colliure son: la playa Boramar, el puerto y la iglesia de Notre-Dame-des-Anges, con un campanario la mar de fotogénico. Esta iglesia al borde del mar, entre tres playas, ha inspirado a grandes figuras de la pintura. Es de estilo gótico meridional y en el interior destaca el retablo del altar mayor, del maestro catalán Josep Sunyer, de estilo barroco. Como curiosidad, cabe decir que el campanario medieval era un faro y la nave de la iglesia se construyó en el siglo XVII junto a éste. Muy cerca del casco antiguo se encuentra la Chapelle St-Vincent, una pequeña ermita construida en la roca.




En el otro lado del puerto está el Château Royal (castillo real). En el mismo lugar hubo ya en el s.VII un castillo visigodo, aunque la construcción que se puede apreciar actualmente es del siglo XIII, de cuando fue residencia de los reyes de Mallorca, tras varias reformas. Su visita es de lo más recomendable, ya que el castillo de Colliure fue históricamente un puerto importante desde los tiempos de los fenicios, situado en un enclave codiciado por todos en aquella época. Lo mejor de la visita son las vistas al mar y a Colliure, además de poder imaginar algún episodio bélico de los que defendían el castillo de los barcos que atacaban desde el mar.




El Fort Miradou con sus vistas al mar, y el Moré, el barrio en el que se encuentra, un barrio antiguo de pescadores de callejuelas estrechas y casa de colores son otra marca de identidad de Colliure, con rincones con encanto donde pasear con calma al caer la tarde.

La tumba de Antonio Machado es otra de las razones por las que mucha gente visita Colliure. Se encuentra en el cementerio del pueblo, en un lugar bastante céntrico. El conocido poeta español republicano Antonio Machado huyo de las tropas franquistas exiliándose en Colliure. Fue aquí donde también murió, en 1939. Cinco días más tarde de su muerte, murió también su madre, Ana Ruiz. Fueron enterrados juntos en una tumba donde hoy en día siempre se pueden ver flores frescas. Al lado de la tumba hay un buzón donde dejar cartas, que recoge la fundación Machado. En Colliure también se puede ver la casa Quintana, donde pasó algunos días el poeta, aunque solo desde fuera.




Arte en Colliure: la cuna del fauvismo

La pequeña localidad de Colliure es conocida también por ser la cuna del fauvismo, un movimiento pictórico revolucionario de principios del s.XX cuyo precursor fue Henri Matisse. En el verano de 1905, él y su amigo André Derain pintaron en Colliure unas 300 obras pictóricas, ¡todo un récord! Así que desde que estuvieron estos gigantes de la pintura, Colliure ha atraído siempre a artistas, muchos de ellos bastante influyentes, como Picasso o Dalí. Actualmente, la brisa marina y el ambiente bohemio de Colliure sigue atrayendo a artistas de todo tipo y lugares. No hay más que dar una vuelta por sus calles para ver que el pueblo está lleno de galerías de arte, con obras a cual más original.
El museo Peské es uno de los lugares imprescindibles para los amantes del arte moderno. Existe una interesante visita guiada, llamada “camino del fauvismo”, donde se pueden ver reproducciones de las obras de Matisse y Derain colocadas en el mismo lugar donde fueron pintadas.




Información práctica para el viajero

Ubicación:

Colliure se encuentra en la costa del sur de Francia, a unos 30 km de Perpiñán (Pirineos Orientales,) en la región Languedoc-Rosellón. Está muy cerca de la frontera con España, a menos de 30 km de Portbou.

Cómo llegar:

- En coche: Desde Cataluña lo más rápido es tomar la AP-7, si es posible utilizando el sistema teletac para evitar colas. En cuanto pasamos la frontera, hay que tomar la primera salida en Le Boulou (num.43) hacia Argelès-sur-mer/Port-Vendres. Colliure se encuentra entre estas dos poblaciones, a unos 25 minutos de la autopista.
De Barcelona a Colliure se estima que son unas 2 horas en coche. Otra opción (si se tiene más tiempo) es ir por la costa, tomando la N-260 desde Figueres hacia Portbou, pasando por Cerbere, Banyuls-sur-mer, hasta Colliure. Si escogemos esta opción, disfrutaremos de uno de los paisajes más bonitos que existen de la costa francesa.

- En Tren: Colliure tiene estación de tren, aunque la conexión con Cataluña en muy mala, ya que hay implica cambiar de tren en Perpiñán. Desde Barcelona se tarda unas 3h 30 min, dependiendo de las conexiones que haya ese día. Se puede consultar los horarios y precios en RENFE o SNCF.

- En Bus: Para llegar a Colliure en este medio de transporte supondría tomar dos buses. Desde Barcelona se puede llegar en bus con ALSA hasta Perpiñán (unas 3h). Desde Perpiñán hay que tomar el bus nº400 hasta Colliure (1h).

- Avión: El aeropuerto más cercano se encuentra a 30 km de Perpiñán, pero desafortunadamente no existen vuelos directos desde España, así que descartaríamos utilizar este medio de transporte.


*Nota: Más información sobre Colliure en la web oficial de turismo de Sud de France.

 
Contenidos de Quaderns de bitàcola (Enric Vilagrosa i Celia López) | Tecnología Blogger | Plantilla original de Wordpress Theme y Free Blogger Templates | Diseño adaptado por Quaderns de bitàcola
cookie solution